Mundo

Vietnam detiene a otras ocho personas vinculadas al camión hallado con 39 migrantes muertos en Reino Unido

04/11/2019
Las autoridades de Vietnam han detenido este lunes a ocho personas a las que vincula con la red de tráfico de seres humanos que estaría detrás de los 39 migrantes que fueron hallados muertos en el interior de un camión frigorífico en un polígono industrial de Essex, en Reino Unido, lo que eleva a diez los arrestos llevados a cabo en el país asiático en torno al caso, por el que también hay dos personas imputadas por homicidio involuntario en territorio británico.

El general Nguyen Huu Cau, jefe de Policía de la provincia de Nghe An, de donde se cree que provenía la mayor parte de las víctimas, ha confirmado que las últimas detenciones se llevaron a cabo este domingo, según la Agencia de Noticias Vietnamita, de carácter oficial. "Basándonos en lo que nos digan los sospechosos, pondremos en marcha una investigación para erradicar estas redes que llevan a gente de forma ilegal al Reino Unido", ha prometido Cau.

El responsable policial ha señalado que, tras la aparición del camión en Inglaterra, algunos agentes implicados en estas redes de tráfico de personas devolvieron a las familias de sus clientes desaparecidos el dinero desembolsado por sus servicios de intermediación.

Pese a todo, Cau ha señalado que, por el momento, la tragedia se está abordando como un caso de contrabando, no de tráfico de personas. "Lo mejor que se puede hacer ahora es lidiar con las consecuencias del incidente y ayudar a las familias a repatriar los cuerpos", ha subrayado.

La investigación prosigue en Reino Unido
La investigación, mientras tanto, también avanza en Reino Unido, donde el conductor del camión frigorífico, originario de Irlanda del Norte, fue acusado formalmente la semana pasada de homicidio involuntario, blanqueo de capitales y conspiración para favorecer la inmigración ilegal.

Otro norirlandés, de 23 años, está acusado de cargos similares y, aunque se encuentra en Irlanda, ya ha comparecido ante el Tribunal Supremo en Dublín tras la petición de extradición por parte de la justicia británica. Además, otras tres personas que fueron detenidas por la policía británica se encuentran en libertad bajo fianza por su vinculación con el caso.

Por el momento, no hay ninguna confirmación oficial sobre las causas de la muerte de los 39 migrantes ni sobre su nacionalidad, a la espera de los resultados de los análisis de ADN, pero los investigadores británicos, que en un primer momento creyeron que se trataba de ciudadanos chinos, privilegian ahora la hipótesis de que se trata de vietnamitas.

En este sentido, dos familias vietnamitas que sospechan que tienen parientes entre los fallecidos confirmaron el sábado a Reuters que las autoridades británicas les habían pedido ayuda para la identificación de los cadáveres. Nguyen Dinh Gia, cuyo hijo Luong tenía un tatuaje en un brazo, explicaba que un traductor le había trasladado las sospechas de la policía: "Me dijo que mi hijo probablemente está entre los muertos. Mi uno por ciento de esperanza se ha desvanecido".

El riesgo de las rutas de inmigrantes hacia Europa
En cualquier caso, la tragedia, en la que murieron 31 hombres y ocho mujeres, ha suscitado la alarma entre las autoridades europeas en torno a los transportes utilizados por los migrantes irregulares que viajan desde Asia y África hacia Europa occidental. Este mismo lunes, la policía griega ha hallado en un control rutinario a 41 migrantes afganos que viajaban en el interior de un camión frigorífico, cuyo conductor ha sido detenido, por una autopista en el norte de Grecia, sin que ninguno de ellos estuviera herido, ya que no se había puesto en marcha el sistema de refrigeración.

La pobreza y la falta de oportunidades empujan a numerosas personas a embarcarse en un trayecto en el que acechan considerables peligros. En Vietnam, en concreto, las provincias de Ha Tinh y Nghe An cuentan con un alto porcentaje de población rural y niveles de desarrollo inferiores a los de otras partes del país, por lo que muchos de sus jóvenes tratan de emigrar a Europa para labrarse un futuro mejor.

Para ello, los emigrantes vietnamitas pagan entre 10.000 y 40.000 dólares -entre 9.000 y 36.000 euros- a los traficantes por el viaje hasta territorio europeo, según un estudio de grupos contra el tráfico de personas citado por Efe.

Con casi 100 millones de habitantes y un crecimiento del producto interior bruto del 7,08 % en 2018, Vietnam ha avanzado mucho en la erradicación de la pobreza, pero aún persisten problemas como la desnutrición infantil y la desigualdad, sobre todo en zonas rurales.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory