Málaga

Sostienen que el acusado asesinó "a sangre fría" al hombre con el que quedó para negocios de droga

04/11/2019
Un jurado popular ha comenzado este lunes el juicio a un hombre por presuntamente asesinar en 2017 de un disparo en la nuca a otro, con el que quedó para un negocio supuestamente relacionado con drogas en Marbella (Málaga). Según la acusación particular, que representa a la familia de la víctima, el acusado era un sicario y cometió el crimen "a sangre fría".

El juicio sigue este martes con la declaración del acusado. La Fiscalía solicita 28 años de prisión para el hombre, al que acusa de los delitos de asesinato, tenencia de armas y hurto. Por su parte, la acusación particular solicita prisión permanente revisable o 32 años de cárcel si en el delito de asesinato no se considera la pertenencia a grupo criminal. La defensa pide la absolución.

Los hechos sucedieron en marzo de 2017. Según las conclusiones provisionales del fiscal, a las que ha tenido acceso Europa Press, el acusado y la víctima se concertaron para tratar un asunto relacionado con la venta de drogas, en concreto hachís. El procesado llegó antes y desinfló la rueda delantera de la motocicleta de la víctima, tras lo que ambos se fueron juntos en la moto del primero, que conducía.

Tras un breve recorrido, al ver que algo pasaba en la rueda, la víctima frenó y se agachó, sin apearse ninguno de los dos; momento en el que, según el fiscal, el acusado aprovechó que estaba al descubierto el cuello del otro y, "colocando el cañón del arma en la nuca, le disparó a bocajarro, provocando de forma instantánea la muerte", huyendo después y llevándose objetos del fallecido.

La acusación particular sostiene que existen tres agravantes en este caso, como es la alevosía, la existencia de precio o recompensa y la pertenencia a grupo criminal y considera que el acusado actuó "de forma sorpresiva y se aseguró el resultado", por lo que la víctima no tuvo posibilidad de reacción, al presuntamente recibir el disparo por la espalda.

Asimismo, el abogado de la familia ha dicho que aunque el procesado fue "el ejecutor", también fue "un peón de una organización criminal" que no quería pagar una cantidad de dinero que le correspondía a la víctima, mostrándose el letrado convencido de que "hay más personas implicadas en estos hechos", por lo que ha pedido al jurado que "no cierre la puerta a que puedan ser juzgadas".

Por su parte, el letrado de la defensa ha negado estas afirmaciones y ha asegurado que la víctima "no era una hermanita de la caridad", sino que, según la Policía, "estaba en la cúpula de una organización criminal". El abogado ha apuntado que aunque su cliente tampoco lo es, "no es un asesino", al tiempo que ha señalado que conocía a la víctima, pero no tenía problemas con ella.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory