Torremolinos

TRIBUNA LIBRE
Pepe quiere ser Pedro

Por Roberto Mingorance
19/07/2021
Lo he consultado con mi psiquiatra y, a Dios gracias, me confirma que no padezco ningún trastorno grave. Así que, confirmo, creo que Pepe quiere ser Pedro.

No se explica de otra forma el que, día sí y día también, empiecen a sucederse sin solución de continuidad los "tics" y postulados que en otro tiempo fueron santo y seña del "Innombrable" y que, a la vez, eran también argumento de Ortiz para tratar de deteriorar la imagen del entonces adversario político.

Y es que, por lo visto, Pepe, que quiere ser Pedro, insisto, es político en constante evolución y, como en ahora viene al pelo, me atrevería incluso a decir que está en "constante mutación".

Así, resulta que la última "variante actual del alcalde es aquella que le lleva a entregarse en cuerpo y alma al futuro que representa el liderazgo en el PSOE-A de Juan Espadas.

Y ello después de que fuera en su momento el más fervoroso "valedor" de Susana Díaz antes de que, como compruebo en la hemeroteca, concluyera que "el ciclo de Susana Díaz terminó: ‘Felipe Sicilia podría ser un gran candidato".

Finalmente tampoco fue éste y toca ahora arrimarse a Juan Espadas, por si suena la pandereta...

Pero esta "evolución" en el contexto partidario es sólo un ejemplo.

Pepe, lo tengo claro, quiere ser Pedro: Y lo digo porque, también como ejemplo, desde hace ya años compite muy seriamente con su antecesor en lo que respecta al número de fotografías en las que aparece.

Lo criticó mucho, pero ahora le da igual posar ante una "flota" de dos vehículos; junto a un operario que repasa la pintura de un bordillo (quizás por lo extraordinario) o, desde luego, como pose fijo en cualquier comparecencia
que suponga exhibir a su edil "adjunta" Lucía Cuín, cumpliendo así componendas tan evidentes como incalificables.

Pero lo más reciente aún va más allá. Pepe, a modo de Pedro, ha anunciado ya una "cumbre" de mayores del municipio, en forma de almuerzo gratuito soportado por las arcas municipales y escenario idóneo para un baño de masas del primer edil. Justo lo que condenó hasta la extenuación.

Y justo, idéntico, hasta en el escenario elegido, a lo que hacía Pedro, a quien, al respecto, incluso me permito atribuir motivaciones más limpias, políticamente hablando, que las que podrían inspirar esta mala copia del "Día de los Abuelos" que acaba de programar Pepe.

Además, en esta ocasión se da el handicap de la existencia de unos registros epidemiológicos que, seguro, aconsejan, por previsión, huir lo más posible de este tipo de convocatorias por razones obvias.

Pero a Pepe le da igual, aunque no creo que Pedro hubiera incurrido en tamaño error o tan lamentable desprecio a los verdaderos intereses generales.

Por lo demás, ya digo, estoy convencido de que Pepe no sólo imita a Pedro, sino que quiere ser él. O quizás aspira a ser el "dictador" que él mismo atribuía a quien finalmente también terminó siendo "amigo en la sombra".

En todo caso, para mí le queda mucho que aprender. Y mucho que trabajar. Y mucho por hacer. Tanto como dar la vuelta a Torremolinos como un calcetín, devolviendo al pueblo el "nuevo Torremolinos" que, eso sí, creó Pedro.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory