Torremolinos

TRIBUNA LIBRE
Una prueba empírica

Por Roberto Mingorance
29/05/2021
Resulta bastante habitual formarse una opinión tras haberse informado a través de las redes sociales. Mejor dicho, concretamente de amigos o conocidos cuyos relatos, salvo sorpresas hasta ahora inéditas, se me antojan una
"fuente fiable". Es más, no recuerdo ni una sola ocasión en la que alguien me haya rebatido datos específicos señalados por mi parte y a menudo, insisto, recabados en las redes sociales.

Pues bien, en este contexto, días pasados me he permitido dedicar un tiempo a ser testigo directo de la absoluta incompetencia de nuestros responsables municipales, los mismos que viajan a la capital de España con el traje de los domingos y, en el marco de FITUR, cuentan (de cuento) que nuestro municipio es todo un paradigma de modernidad, innovación y "destino inteligente".

La prueba empírica a la que me refiero fue simple pero suficientemente "científica" para acreditar que cualquier adjetivo descalificativo respecto a quienes maltratan este municipio está perfectamente justificado y proporcionado, siempre y cuando, obvio, no invadan la esfera personal.

El caso es que un amigo al que visité tenía un mueble del que quería desprenderse, y me pidió ayuda física para trasladarlo hasta el punto adecuado, junto a los contenedores de basura ubicados justo frente a la Casa de los Navajas.

Cuando llegamos al lugar y respirábamos tras el esfuerzo realizado, reparé en la existencia en dicho de un cartel en el que se especificaba que el depósito de muebles u otro tipo de enseres debía llevarse a efecto específicamente durante la jornada del sábado, salvo que el autor del depósito quisiera arriesgarse a una sanción económica, caso de no cumplir el anunciado requisito.

A vueltas con el mueble a la casa y promesa entre vecinos de repetir la "operación mudanza" al sábado siguiente.

Así lo hicimos. Pero cual fue mi sorpresa cuando, días después, el miércoles siguiente, el mueble en cuestión seguía "decorando" la vía pública, como testigo impasible del deambular por la zona de los primeros turistas de este verano esperanzador.

Habían pasado ya más de tres días sin que nadie, absolutamente nadie, hubiera cumplido el oportuno "aviso público" respecto a los días específicos establecidos para el depósito, y consiguiente retirada, se supone, de los muebles y enseres inservibles.

La experiencia, "en vivo", representa para mi una confirmación de la veracidad y buena intención de las numerosas denuncias que, en este sentido, se prodigan en las redes sociales, dando cuenta de casos muy similares al mío.

Y me pregunto, sinceramente, cómo algunos representantes municipales pueden conciliar el sueño percibiendo un generoso sueldo de todos mientras incumplen, sobre todo, estas obligaciones esenciales de gestión, que son el "A, B , C"
del progreso de un municipio, en vez de seguir empeñados
en el engaño, la desvergüenza y la demagogia.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory