Feijóo acusa a Sánchez de creerse «impune» tras conocerse el caso de su esposa y llama a los españoles «cabreados» a responder el 9-J

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha acusado este miércoles al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de «ejercer creyéndose impune» y dedicarse a «atacar a los jueces, a los periodistas y a todo aquel que le levante la voz» tras la investigación judicial que afecta a su esposa, Begoña Gómez. Tras asegurar que eso es «populismo puro», ha llamado a la «movilización» a la gente «cabreada» por esa «actitud chulesca» para dar una «respuesta» en las urnas este 9 de junio.

«Vamos a votar el domingo por nuestro futuro, por la decencia en la política y por la igualdad de los ciudadanos ante la ley», ha pedido Feijóo en un mitin en Torremocha (Cáceres) junto a la presidenta del PP de Extremadura y de la Junta, María Guardiola, y la candidata a las elecciones europeas, Elena Nevado.

Feijóo ha afirmado que «no es normal que todo lo que está cerca de Sánchez acabe siendo investigado por presunta corrupción». «Y desde luego no es normal que esa investigación esté ya dentro de las paredes del Palacio de la Moncloa», ha enfatizado.

«Otros escándalos» en torno al PSOE

En este punto, ha subrayado que ya no se acuerdan de otros «escándalos» como el llamado ‘caso del Tito Berni’ o de que los Gobiernos socialistas de Baleares y Canarias están siendo «investigados por la Fiscalía de la Unión Europea».

«Ya no sabemos llevar el índice y el balance de todos los asuntos de presunta corrupción que están en los juzgados y en la Fiscalía Europea», ha aseverado, para aludir a «mordidas en contratos amañados», «enchufes de amigos», «uso perverso de los fondos europeos», «tráfico de influencias», «apropiación indebida», «malversación» y «cartas de recomendación desde la Moncloa».

A su entender, la «desconfianza en el Gobierno es total» y «la imagen internacional de España ha caído». Sin embargo, ha dicho que «lo peor» de todo esto es «el engaño» y la «arrogancia» del jefe del Ejecutivo, quién, a su entender, mantiene «una actitud chulesca» de «creerse que se puede pasar por encima de todo».

Así, ha resaltado que, después de «otorgar impunidad a sus socios» con la amnistía, «ahora ejerce de presidente creyéndose impune». «Impune para no decir absolutamente nada, simplemente insultar a todo el mundo», ha aseverado.

«Populismo puro»

El presidente del PP ha recriminado al Gobierno que «culpe» a los jueces y a los periodistas de lo que está ocurriendo. «Esto es populismo en vena, esto es populismo puro, es el populismo más barato y más antiguo, impropio de un país como España», ha alertado.

Es más, ha criticado que el presidente del Gobierno hable de nuevo de «extrema derecha» o «fango» como si los españoles fueran «tontos» pero ha avisado que el PP no se va a «callar». Además, se ha mostrado convencido de que los ciudadanos hablarán «alto y claro» en las urnas, respondiendo a la «dosis dos» de la «carta lacrimógena» de Sánchez.

«Por más que lo intenten, no podrán tapar el voto de millones de españoles. Y esto ya no da más de sí», ha dicho, para añadir que «más allá de la amnistía y de sus desmanes, no tiene nada que ofrecer a los españoles».

Tras subrayar que España en «este momento ocupa las portadas de los principales periódicos europeos por corrupción» y hay una «caída en la reputación internacional», ha acusado al Gobierno de estar centrado en «tapar» los casos de presunta corrupción sin atender a los problemas de los ciudadanos.

Así, ha dicho que el Gobierno está «atenazado por el miedo» y «paralizado», al tiempo que gobierna con aquellos que «no quieren a España» y la «desprecian». «Cuando una nación es gobernada por aquellos que la desprecian, esa nación se dirige al precipicio», ha avisado, para añadir que el «deber» del PP es demostrar que hay una alternativa a Sánchez.

Mucha gente «cabreada»

A tres días de la cita con las urnas, el presidente del PP ha señalado que en España hay «mucha gente cabreada» porque se está dando cuenta de que les están «tomando el pelo» y que «lo que está ocurriendo en la política española no es normal».

«No es normal que se intente silenciar cualquier crítica al puto amo. Y no es normal que para tapar la presunta corrupción que rodea al Gobierno y al partido y la Moncloa se está atacando a los jueces, a los periodistas y a todo aquel que ose levantar la voz», ha abundado.

Según Feijóo, para superar esa situación tienen que «movilizarse» el domingo y «mandar un mensaje». Por eso, ha llamado a concentrar el voto de centroderecha en el PP para que sean, junto con la alemana, las «dos delegaciones más importantes en el Parlamento Europeo» tras el 9 de junio.

«Aquellos que quieren que Sánchez se vaya, sólo tienen una papeleta, la del Partido Popular. Si cogemos otra papeleta, tiene más posibilidades de quedarse. Ya lo hemos visto el 23 de julio del año 2023», ha avisado.

Comparte esta noticia