Torremolinos

El TSJA propina un nuevo varapalo al Ayuntamiento tras decidir la suspensión en su totalidad del PGOU de 2020

12/11/2021
No son noticias para la alegría. Aunque el Gobierno municipal se empeñó en pregonar un futuro color de rosa que en la realidad sólo cabía presumir incierto, todo parecía válido con tal de seguir "vendiendo" supuestos éxitos a la opinión pública. Pero la realidad ha vuelto a imponerse y abofetea una vez más a unos responsables municipales a quienes se les agotan los cartuchos de la mentira y la demagogia a medida que se inicia la recta final de ese su segundo mandato municipal.

El autor de este decisión que desnuda una vez más tanto sueño disfrazado ha sido el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ( TSJA), que ha devuelto a la casilla de salida la ficha de un equipo de Gobierno pródigo en la verborrea sobre un cambio y un desarrollo económico del municipio, en base al nuevo PGOU, que se disuelve ahora, más que nunca, como un azucarillo en un vaso de agua. Queda, eso sí, un último recurso ante el Tribunal Supremo, pero Ortiz y los suyos saben que el mismo se antoja hoy un último cartucho cuya pólvora está mojada.

El Ayuntamiento celebró como un gran éxito que, en su momento, el TSJA levantara la suspensión de más del 90 por ciento de ese PGOU de Torremolinos, después de estimar en parte un recurso del Ayuntamiento contra la paralización o suspensión cautelar del Plan de 2020, decretada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ( TSJA).

A raíz de esta sentencia, la teniente de alcalde y titular de Urbanismo de Torremolinos, Maribel Tocón, explicó que el gabinete jurídico municipal "ya trabaja en la defensa de un Plan General que ha seguido todos los procedimientos y criterios impuestos por la Junta de Andalucía, que es el órgano competente para la aprobación definitiva del PGOU".

"Nos ha sorprendido mucho la decisión –decía Tocón– debido a que el nuevo Plan General defiende de forma mucho más exhaustiva el medio ambiente que el anterior plan. El PGOU reciente- mente aprobado es mucho más garantista a la hora de cumplir con los criterios ambientales y de sostenibilidad, protegiendo a grandes rasgos espacios que anteriormente estaban en peligro de explotación como la sierra", señalaba la edil.

Y aún más, Tocón entendía entonces que la nueva situación "se resolverá en los próximos días, y desde ya trabajamos en articular los recursos necesarios para defender los intereses de los ciudadanos de Torremolinos, teniendo en cuenta que este Ayunta- miento ha seguido a rajatabla todos los criterios y procedimientos traslada- dos por los órganos sustantivos y competentes en el desarrollo y aprobación del PGOU".

Cuestión sensible

Por su parte, en aquellas mismas fechas, la presidenta y portavoz municipal del PP de Torremolinos, Margarita del Cid, pidió al Ayuntamiento "que no mienta sobre una cuestión tan sensible" como la paralización del PGOU de la ciudad, "cuya suspensión cautelar se produce, en cualquier caso, debido a la maraña y al enredo de la legislación del anterior gobierno socialista de la Junta de Andalucía".

"Hoy hemos conocido que el TSJA ha adoptado la suspensión cautelar del PGOU de Torremolinos ante una cuestión relacionada con la declaración de impacto ambiental, pero no porque consideren que está bien o está mal, sino como una medida garantista para evitar que si hubiera algún problema en el futuro", explicó Del Cid, quien, en este contexto, también tachó los pronunciamientos del Ayuntamiento de "deslealtad institucional", insistiendo en que el auto en cuestión "no entra a valorar criterios medioambientales", esperando que, "por una vez en años, el equipo de Gobierno demuestre diligencia y se llegue a una solución lo antes posible".

En todo caso, el TSJA señalaba que la cuestión se trata de determinar si se ha llevado a cabo la evaluación ambiental estratégica según la legislación o si se ha realizado, como argumentaba el recurrente, "una adaptación del informe de valoración medioambiental", estimando la suspensión cautelar y aludiendo a sentencias del Tribunal Supremo en las que se establece que deben primar intereses públicos, aunque sin entrar en el fondo del asunto.

A partir de entonces, el Ayuntamiento insistió en que, una vez conocida la resolución, trabajaba en los procedimientos necesarios para recurrir la decisión del Tribunal de paralizar el Plan General, "debido a la disconformidad del TSJA con los criterios utilizados por la Junta de Andalucía para la tramitación medioambiental del propio documento".
En concreto, a través de un comunicado, la edil titular del área, Maribel Tocón, hizo hincapié en que el gabinete jurídico municipal "ya trabaja en la defensa de un Plan General que ha seguido todos los procedimientos y criterios impuestos por la Junta de Andalucía, que es el órgano competente para la aprobación definitiva del PGOU".

Suspensión total

El caso es que, a día de hoy, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ( TSJA) ha decidido la sus- pensión de todo el Plan, que todavía seguía esperando resolución sobre la otra suspensión, eso sí parcial, centrada en los terrenos donde está pre- vista la construcción del que iba a ser el parque de ocio más grande de Euro- pa, de la mano de Intu, en un espacio que práctica- mente correspondía al 10 por ciento de los terrenos objeto de paralización.

Este nuevo varapalo para los intereses municipales, como ocurrió en relación con la primera suspensión cautelar por la denuncia de la Sociedad Azucarera Larios Inmobiliaria contra el Ayunta- miento e Intu, tiene como elemento de fondo esencial la no tramitación de la "Evaluación Ambiental Estratégica", es decir la definitiva aprobación del PGOU por parte de la Junta de Andalucía, y más concretamente por parte de la Delegación Territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Terri- torio, Cultura y Patrimonio Histórico de Málaga.

El caso es que, meses después de aquella primera suspensión cautelar del PGOU, el propio TSJA decidía dar marcha atrás en parte, en el sentido de levantaba parcialmente dicha suspensión, dejando vigente la misma únicamente en la parte referida a los terrenos de Intu en el marco del Plan anterior.

Fue entonces cuando la teniente de alcalde y responsable municipal de Urbanismo, Maribel Tocón (PSOE), se pavoneaba de la decisión, sin pensar que una cuestión técnica, la tan comentada ausencia del documento de la "Evaluación Ambiental Estratégica", iba a ser determinan- te para que se conociera esta nueva sentencia, por la que el TSJA suspende, ahora de forma total, el PGOU de Torremolinos del 2020.

Se trata, al parecer, de un documento de evaluación ambiental que tiene como fin garantizar la incorporación de cuestiones ambientales, sociales, económicas y políticas en todos los procesos de planificación, programación y formulación de políticas, planes y programas, además de intentar detectar oportunidades y riesgos ambientales y evaluar y comparar las alternativas de desarrollo, mientras que todavía están en proceso de discusión, además de tratar de contribuir a la creación de contexto de desarrollo más adecuado a las futuras propuestas.

Mesa de trabajo

Precisamente hace unas fechas, Maribel Tocón informó de su asistencia a la reunión de constitución de la mesa de trabajo que pretenderá adaptar el PGOU de Torremolinos a la nueva ley del Suelo de Andalucía (LISTA).
Tras este encuentro entre técnicos, la delegada territorial de la Consejería de Fomento y Organización Territorial, Carmen Casero, la propia Tocón y técnicos de Urbanismo de ambas administraciones, Tocón explicó que un mes antes se había solicitado a la Junta de Andalucía la creación de esta mesa de trabajo y, tras agradecer expresamente a la delegada que "haya sido tan rápida en la constitución de esta mesa, aseguró que "la aplicación del PGOU del 2020 ha generado un total de 2,4 millones de euros de ingresos para el Ayuntamiento, una cantidad a la que hay que sumar la enajenación prevista de parcelas por un valor de 8 millones. Un total de 10,4 millones de euros en nueve meses, lo que supone un gran dato".

Eso sí, además, recordó que "no podemos obviar que el pasado mes de febrero el TSJA suspendía cautelarmente, al igual que en otros municipios de Andalucía, el PGOU de Torremolinos en el 10% del suelo urbano, y el restante 90% del suelo no afectado por esta suspensión está aún pendiente de un pronunciamiento judicial que afectaría a todo el municipio".

Pues bien, ese pronunciamiento ha llegado y con ello el fin de la peculiar situación del municipio, en el que convivían dos regímenes urbanísticos distintos. Por un lado, el PGOU de 1996, que afectaba al 10 por ciento del territorio, en su mayoría en la zona norte y pendiente de desarrollar y, por otro lado, el PGOU de 2020, que se aplicaba al resto del municipio.

Lo que queda claro es que ahora queda congelado de nuevo el proceso que había permitido en estos últimos meses "la reactivación de numerosas licencias, negocios y desarrollo, mejorando nuestras infraestructuras y la captación de inversiones privadas que se traducen en empleo y oportunidades para nuestros vecinos y vecinas".
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory