Torremolinos

TRIBUNA LIBRE
La "Expo" de Torremolinos

Por Roberto Mingorance
01/10/2021
Definitivamente, me hago mayor. Me he hecho un autopsicoanálisis (vaya palabro) y he llegado a la conclusión de que crezco en benevolencia y empatía con los demás con una rapidez pasmosa.

De ahí que, después de haber visitado la "exposición" de las tradicionales carretas de la Romería con la que nos ha obsequiado el Ayuntamiento, llegue a la conclusión de que la idea no ha sido mala. Bien es verdad que quien la generó tampoco debe considerarse un genio de por vida. Simplemente eso, no ha sido mala idea.

Ni tampoco podrá el autor de la muestra sentirse el autor efectivo del montaje de una muestra con proyección mundial por su originalidad y osada ejecución.

La verdad, desde el "buenismo" que me invade, más propio de nuestro concejal Obadía, tengo que reconocer que el "artista" podía haber derrochado un poco más de elegancia y sentido de la estética, habiendo acompañado quizás las carretas con algún que otro detalle floral... Pero, reitero, no está mal. Algo es algo.

Lo peor es que, a lo mejor, esta nueva disposición mía a reconocer los "esfuerzos" ajenos y, en cierta forma, aplaudir esta singular "ocurrencia ferial", podría acabar debiéndose a que mi yo más íntimo se ha rendido, ha optado por dejar de luchar y, en vez de sacar punta a la nefasta administración cotidiana de los Pepe Ortiz y Cía, he optado por la rendición: considerar que esta gente no tienen puñetero remedio y que es mejor dejarse llevar y analizar cada acto, cada decisión, como lo que hay, sin que merezca siquiera un cabreo, y mucho menos el más mínimo sentimiento de indignación, por insultante que siga siendo el cúmulo de torpezas y por cansino que resulte tanto empacho de ineptitud.

Han llenado el Centro de color y de tipismo. Soso, pero tipismo al fin. E incluso han hecho el tremendo esfuerzo de no engalanar las carretas con esa gama colorida del arco iris, en la línea de la inevitable nueva simbología que es santo y seña de nuestro municipio.

Ahí, bien es verdad, se han reprimido. Y lo celebro. Porque lo bueno, en dosis pequeñas. Y lo demás, al menos desde mi modesto entender, es empalago cateto.

Luego está la vertiente un poco casposa que representa esa pléyade de ediles girando visita a la "Expo" como si Torremolinos fuera la Sevilla del 92.

No le doy más vueltas. Definitivamente, me hago mayor. Y es por eso que, al final, ya me dan lástima, en vez de provocarme el hervor de la bilis.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory