Torremolinos

El equipo de gobierno, a pocos días de las elecciones, aprueba sin presupuesto el proyecto de la Cañada de los Cardos

09/05/2019
A pocas horas del inicio de la campaña electoral para la elecciones municipales, el Ayuntamiento de Torremolinos que preside el cabeza de lista del PSOE y actual alcalde, José Ortiz, aprobó un decreto que, pese a llevar mucho tiempo esperando los vecinos de la Cañada de los Cardos, tiene sin duda un extraordinario "tufo" electoralista.

Se trata del proyecto de urbanización y reformas de esta zona cercana al Palacio de Congresos, como hipotética solución a sus principales y ya viejos problemas de saneamiento, pavimentación, acerado y alumbrado.

La Cañada de los Cardos es una zona donde sus vecinos, a lo largo de los años, han venido reclamando normalizar lo que se inició como una urbanización atípica, sin regulación urbanística ni licencia. Ahora, cumplidos ya cuatro años de promesas incumplidas del actual alcalde, el socialista José Ortiz, que antes de ser elegido afirmó que el tema de la Cañada de los Cardos sería una de las primeras iniciativas que afrontaría, queda desmentido por los hechos y, olvidado el compromiso adquirido, recurre, sin rubor y sin el imprescindible presupuesto, a "vender" la aprobación de un proyecto que, por razones obvias de tiempo, bien sabe que jamás va a convertirse en una realidad.

Tanto Ortiz como el resto de miembros del Grupo Socialista, que accedieron al poder municipal con la complicidad de Ciudadanos, Podemos e IU, también inoperantes en este tema, han venido gobernando los cuatro últimos años en minoría y sólo de cuando en cuando realizaron algún "guiño" al vecindario de la zona de la Cañada de los Cardos, sin llegar nunca a ejecutar la más mínima transformación de la compleja realidad que presenta la zona y que afecta sin duda a un importante número de familias, a las que el señor Ortiz pretende ahora "vender" una supuesta decisión de poner manos a la obra, cuando sabe que el tiempo y la falta de recursos económicos le impide dar siquiera un solo paso adelante.

Se trata, pues, de la cara más fea del ejercicio de la acción política, que lleva en etapa de campaña electoral a adoptar medidas y compromisos que, visto lo visto, deberían sonrojar a quienes los ponen sobre la mesa.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory