Torremolinos

TRIBUNA LIBRE
Ya empiezan

07/09/2018
Toca disimular. Y engañar. Es tiempo de olvidar la coherencia en el caminar político y, desnudos de la honestidad ideológica que cabría esperar de cualquier representante público, entregarse de nuevo a la falsedad y la demagogia para empezar a sumar apoyos de los "pardillos" que no ven en las conductas públicas de sus representantes más allá de sus propias narices.

Es como Carnaval. En estas fechas los más cualificados de las distintas fuerzas políticas empiezan a embutirse en su atuendo pre-electoral y, poniendo en evidencia su facilidad para el olvido de principios y valores morales, si acaso los tuvieron en algún momento, se afanan en la conveniencia. Y es por eso que, por ejemplo, el Sr. Marín (Ciudadanos) amenaza con "romper" con Susana Díaz, después de años siendo su "muleta" imprescindible para que la dirigente socialista siga alargando el "régimen".

Y es por ello, por ejemplo, que en el Ayuntamiento de Torremolinos algunos empiezan a marcar distancias meramente estéticas, como los chicos de CCSP/Podemos, con un Piña ya expulsado de su formación pero que navega sin reparos por las redes sociales con un video muy crítico contra, precisamente, el gobierno municipal al que, mes tras mes, durante años, ha venido "apuntalando", mirando a otro lado ante las persistentes y lógicas críticas por tanta ineficacia y despropósito, cuando no abuso, amén de prepotencia y nepotismo indisimulado.

Uno ya estaba convencido de que realmente les importamos poco, pero costaba imaginar el desparpajo con el que estos políticos del "día a día" cambian de ideas y estrategias con la misma facilidad con que lo hacen de calzoncillos. Y lo peor es que, al final, terminan llevándose al huerto la voluntad de un buen puñado de incautos cuyos sufragios son precisamente los que evitan corporaciones serias y facilitan el mercadeo político que termina con los gobiernos "salvadores", consecuencia de acuerdos tripartitos o cuatripartitos que, a la postre, son condena para los ciudadanos de a pie, víctimas injustas de tanta desvergüenza, revanchismo ideológico y manifiesta incapacidad para hacer lo necesario, siquiera lo imprescindible, en el gobierno natural de un municipio.

Ya empiezan, insisto, a mirar el calendario. Y empiezan otra vez a abonar la mentira de un supuesto espíritu crítico contra el poder y constructivo para los intereses generales. Pero lo que buscan realmente, una vez más, es que las gentes de buena fe acaben creyéndolos y les prorroguen su estatus de personajes vacíos de ideas, huérfanos de sensatez y responsabilidad. Quieren, bien alimentados de la teta pública, mantenerse como sea en el "modus vivendi" de un Torremolinos maltrecho como ciudad y como sociedad civil, aunque preñado de demagogia, propaganda rosa y, sobre todo, basura a raudales.

Roberto Mingorance
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory