Torremolinos

Bienvenida, transparencia

16/02/2017
El comentario está en la calle. En lo político, parece que hemos superado la larga y supuesta mágica etapa en la que el vocablo favorito de nuestros políticos era la "renovación", aunque poco o nada se moviera. Hemos entrado en la era de la "Transparencia". Bienvenida esta "Señora" que nos desnuda la crudeza de los emolumentos que
perciben nuestros ediles y nos descubre la multitud de "masters" y holgada formación que adornan cada uno de sus envidiables "currículum vitae".

El nuevo "Portal de Transparencia" es un lujo al alcance de cualquiera. Tecleas y accedes, en un "pis pas", a la explicación mollar de las razones por las que este querido pueblo va como va.

No se habla en el referido espacio virtual de los dimes y diretes que inundan las cafeterías del entorno del Ayuntamiento; o de los comentarios que cada día se prodigan en el "Kremlin", en la conocida como "Plaza Roja", frente al edificio municipal.

Y mucho menos se alude en el mismo nuevo espacio traslúcido a los "tics" de nuestro "José Bonaparte", que tiene poco o nada de francés.

Ni tampoco se profundiza en la eficacia real, la gestión o la "productividad" efectiva de nuestros gobernantes, pero, en serio, lo de tanta "claridad" es un gustazo. Y todo se andará... Porque esto es sólo el principio. Aquí no se libra de ser "transparente" ni el Tato.

Es cierto, desde luego, que tampoco, por desgracia, "Transparencia" nos acerca a los movimientos y decisiones del "Pacificador", que lo controla casi todo y que tiende a convertir una estructura democrática municipal en algo parecido a una suerte de Inquisición. Pero, ya decimos, saber lo que nos cuestan nuestros representantes, tras la obligada dedicación aritmética de sumar sueldos, asignaciones por concejal y grupo, percepciones por asistencia a comisiones y plenos, es todo un avance. Qué digo, es la leche...

Doña "Transparencia" no nos aclara todavía, aunque llegará, ojalá, qué puñetas pasa con la televisión municipal, que es otro recoveco de desgobierno entre los muchos repartidos por nuestro término municipal.

Ni nos ofrece luz, querida "Transparencia", sobre el presente y futuro del Palacio de Congresos. Ni, por añadir un dato más, termina dándonos respuesta sobre la identidad de quién o quienes han venido ejerciendo "censura previa" respecto a la distribución de El Noticiero, haciendo que durante días centenares de ejemplares de esta publicación
desaparecieran sistemáticamente de las dependencias municipales como si se tratara de uno más de los misterios del mismísimo Houdini.

Pero no hay que desesperar. El "Portal" acabará saciando nuestras ansias de información. Y ya veremos si también nuestro derecho a la verdad. Y, seguro, incluso terminará recuperando la reproducción actualizada de las nóminas de nuestros gerifaltes para grandeza de nuestro sistema de libertades.

Bienvenida "Señora". Gracias por venir. Aunque seguro que hay algún desagradecido que encima se queja, pese a que tenemos un gobierno que no nos merecemos... Hemos derribado el muro de la intolerancia y ganado la libertad, como diría el nunca suficientemente ponderado intelectual y cantante de "Danza Invisible". Nos quejamos de vicio.
Bienvenida, "Transparencia".
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
Desarollo WEB • BM web factory