Mundo

Instan a los talibán a reabrir las escuelas a las niñas y abandonar el uso militar de los colegios afganos

14/10/2021
La ONG Amnistía Internacional (AI) ha instado al régimen talibán de Afganistán a que reabra "inmediatamente" todas las escuelas secundarias a las niñas y que ponga fin al uso militar de los colegios del país.

Mientras que los estudiantes varones pudieron regresar a los centros de enseñanza a mediados de septiembre, el régimen talibán aseguró que se necesita un "entorno seguro de aprendizaje" para el retorno también de las niñas.


Sin embargo, Amnistía Internacional ha elaborado una nueva ronda de entrevistas con estudiantes y personal docente y administrativo de los centros escolares, quienes han remarcado el hostigamiento por parte del régimen, lo que provoca que los niveles de asistencia a los centros de enseñanza siga siendo bajo, especialmente en el caso de las niñas.

La grave situación económica, sumada al temor que algunas familias le tienen al nuevo Gobierno afgano, ha provocado que muchos padres no permitan a sus hijos acudir a las escuelas. Además, millones de personas han sido desplazadas internamente, lo que engrosa la lista de ausencias en los colegios.

"No hay confianza en la comunidad. Padres y madres creen que si envían a sus hijas a la escuela, los talibán podrían darles una paliza", ha puesto de manifiesto una profesora.

"En la actualidad, las niñas de Afganistán tienen prohibido de hecho volver a la escuela secundaria. En todo el país, se deniegan y aplastan los derechos y las aspiraciones de toda una generación de niñas", ha asegurado la secretaria general de AI, Agnès Callamard, quien ha reiterado que el acceso a la educación es un Derecho Humano fundamental que los talibán "tienen la obligación de hacer cumplir".

En este sentido, Amnistía Internacional ha pedido a la comunidad internacional que garantice una correcta financiación del sector educativo de Afganistán para que los centros puedan seguir en funcionamiento. Así, ha avisado de que en caso de no hacerlo, se le podría estar negando el derecho a la educación a millones de estudiantes afganos.

Asimismo, la organización ha informado que, en base a declaraciones de algunos testigos, han conocido que los talibán usaron cuatro escuelas secundarias con fines militares durante los combates previos a la toma del poder, poniendo el peligro las infraestructuras y en riesgo una futura educación adecuada y de calidad.

ESCUELAS SECUNDARIAS

Aunque en la ciudad de Kabul y en provincias como Kunduz, Balj o Sar-e Pul se ha permitido el acceso de niñas a las escuelas de secundaria, en la inmensa mayoría de centros, repartidos por el resto del país, la enseñanza está permitida solo a lo varones.

La organización ha recogido una serie de testimonios de mujeres adolescentes que han trasladado su preocupación sobre si podrán volver a la escuela en algún momento para así seguir en su empeño de "aprenderlo todo" y lograr su "sueño" de "ser astronauta o ingeniera o arquitecto".

"La educación no es un delito. Si los talibanes anuncian que recibir una educación es un delito, cometeremos ese delito. No vamos a rendirnos", ha trasladado una de las menores entrevistadas por AI.

En resumen, varias de las alumnas entrevistadas han confesado haber perdido la motivación para estudiar ante la previsión de que los talibán tan solo les permitan trabajar en un espectro limitado de empleos, como la educación o la salud.

HOSTIGAMIENTO AL PERSONAL DOCENTE

Por otro lado, miembros del personal docente y administrativo de las escuelas ha denunciado ante Amnistía Internacional haber recibido amenazas de muerte por parte del régimen talibán, e incluso han tomado el testimonio de una profesora a la que le enviaron una carta avisándola de que le cortarían las orejas por haber enseñado deportes mixtos en el centro.

"Ahora estoy escondida. Incluso mi familia cree que estoy fuera del país", ha apuntado la maestra. Junto a estas declaraciones, AI ha puesto de manifiesto la versión de otra profesora de secundaria que ha afirmado que, con la llegada al poder de los talibán, la sometieron a hostigamiento e intimidación como represalia por una entrevista en los medios de comunicación en la que se quejó de los salarios del personal docente y del acceso de las niñas a la educación.

La denuncia sobre la falta de salarios la han confirmado algunos de los entrevistados, que achacan este hecho a la ausencia generalizada entre el personal.

Además, ha añadido que tanto ella como varias profesoras más habían sido amenazadas con ser desalojadas de sus viviendas, proporcionadas por el Gobierno anterior.

Finalmente, respecto a la enseñanza a nivel superior, el alumnado ha denunciado que, aunque algunas universidades sí que han reabierto, los índices de asistencia han disminuido, sobre todo en los más jóvenes.

"Había 20 chicas en mi clase (antes del Gobierno talibán), y ahora solo hay seis. Los talibán introdujeron nuevas reglas, nadie sabe lo que pasará en las próximas horas, menos aún días. Los padres no autorizan a sus hijas a ir a la universidad en esta situación", ha lamentado una estudiante de medicina consultada por Amnistía Internacional.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory