Mundo

Rusia propone desplegar fuerzas de paz en Nagorno Karabaj para controlar el alto el fuego

14/10/2020
El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha propuesto este jueves el despliegue de fuerzas de paz en Nagorno Karabaj para controlar el cumplimiento del alto el fuego en esta región cuya soberanía se diputan Armenia y Azerbaiyán desde hace décadas, según ha informado la agencia de noticias rusa Sputnik.

"En la primera etapa, además de la liberación de las dos regiones, se desbloquearían todas las comunicaciones, los lazos económicos, los contactos de transporte y se desplegarían fuerzas de paz para garantizar la no reanudación" de las hostilidades, ha afirmado el jefe de la diplomacia de Rusia, país que ha ejercido como mediador entre Armenia y Azerbaiyán para lograr un alto el fuego en Nagorno Karabaj.

Lavrov ha dicho que las partes en conflicto deben reunirse al nivel de altos mandos militares para "acordar un mecanismo de control" del cese de hostilidades, después de que Armenia y Azerbaiyán se acusen mutuamente de haber incumplido el acuerdo.

El ministro de Exteriores de Rusia ha hecho hincapié en que es posible solucionar la crisis en Nagorno Karabaj mediante el diálogo político pero ha dejado claro que este proceso debe realizarse "en paralelo con la puesta en marcha de los acuerdos sobre el terreno".

"No podemos compartir las declaraciones de que existe y es aceptable una solución militar al conflicto. Desafortunadamente, Turquía pudo hacerlo y confirmó que apoyará cualquier acción que tome Azerbayán para resolver este conflicto", ha explicado.

La espiral bélica en Nagorno Karabaj comenzó el 27 de septiembre y ha derivado en unos enfrentamientos que han dejado decenas de muertos de ambos países y que han continuado hasta que Armenia y Azerbaiyán aceptaron declarar, con la mediación de Rusia, un alto el fuego que entró en vigor el 10 de octubre. Desde entonces, los dos países se han acusado de estar incumpliendo el cese de hostilidades.

El alto el fuego contempla un intercambio de prisioneros de guerra y la retirada de cadáveres de víctimas del conflicto con la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) pero estos dos procesos no se han podido realizar.

El director regional para Europa y Asia del CICR, Martin Schuepp, ha explicado en un comunicado que su organización sigue preparada para el proceso de retirada de cuerpos de víctimas mortales en Nagorno Karabaj y ha advertido de que el conflicto ha afectado a "cientos de miles de personas" en toda la región.

"Los civiles están muriendo o sufriendo heridas que les cambian la vida. Casas, empresas y las calles antes llenas están reducidas a escombros. Los mayores y los bebés están entre los que se ven obligados a pasar horas en sótanos sin calefacción o a abandonar sus hogares", ha señalado.

El responsable del CICR ha asegurado que los trabajadores sanitarios, los centros médicos y las ambulancias están teniendo dificultades para atender a las víctimas del conflicto "o incluso han sufrido ataques directos" en algunos lugares. "Hay trastorno, pérdidas y miedo en las comunidades a ambos lados de la línea de conflicto", ha indicado.

Schuepp ha dicho que el CICR tiene "una profunda confianza" en que el alto el fuego sea respetado y en que permita que se ayude a las personas damnificadas por el conflicto. "El Comité Internacional de la Cruz Roja sigue estando preparado para facilitar la entrega de cuerpos de los caídos en acción y para la liberación de los detenidos. Las partes deben acordar un formato", ha subrayado.

El responsable del CICR ha dicho que hay que llegar a acuerdos "operativos y logísticos" y que se debe garantizar la seguridad de los equipos de Cruz Roja para poder proceder a la retirada de cadáveres y al intercambio de presos de guerra. "No estamos implicados en las negociaciones políticas. Nuestro papel es estrictamente humanitario, como intermediario neutral. Tenemos una amplia experiencia en este tipo de conflictos en todo el mundo", ha afirmado.

El responsable del CICR ha contado que su organización está ayudando a las víctimas del conflicto en ambas partes, entregando dinero en efectivo y kits de higiene a "cientos de familia", además de kits médicos de emergencia a los hospitales y apoyo forense a las autoridades. "Estamos trabajando estrechamente con la Cruz Roja de Armenai y con la Media Luna Roja de Azerbaiyán en la respuesta a esta emergencia", ha contado.

Para afrontar la situación actual, el CICR ha hecho un llamamiento para obtener 9,2 millones de francos suizos (8,56 millones de euros) para cubrir las necesidades humanitarias derivadas del conflicto en Nagorno Karabaj.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory