Mundo

Arabia Saudí pone fin a las restricciones de viaje sobre las mujeres y les otorga un mayor control familiar

02/08/2019
Arabia Saudí ha puesto fin a las limitaciones sobre las mujeres para poder viajar de una manera más autónoma, además de brindarles el derecho a ejercer un mayor control sobre los asuntos familiares. Así, tal y como han apuntado las autoridades de la región a través de sucesivos decretos ministeriales, ya no dependerán de los permisos de sus "guardianes" para poder ejercer todas estas funciones.

Ahora, cualquier ciudadano saudí que solicite un pasaporte dispondrá de uno en cualquier momento y, además, no tendrá inconvenientes a la hora de viajar siempre y cuando haya cumplido los 21 años. En lo que respecta a las mujeres, podrán ahora registrar el nacimiento de sus hijos, su matrimonio o divorcio, junto con el derecho a recibir documentos familiares oficiales y optar a la posibilidad de ser tutoras de los menores de edad, facultades que hasta el momento solo disfrutaban los hombres.

Estas medidas forman parte del plan puesto en marcha por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, gobernante de facto. Desde su llegada al poder en 2016 prometió transformar la sociedad (en 2018 suprimió la prohibición que impedía conducir a las mujeres) y la economía para el año 2030, lo que implicaría incrementar la presencia de las mujeres en el mundo laboral en un 30%, cuando los niveles actuales se sitúan en el 22%. Así, se ha establecido que cualquier ciudadano puede trabajar sin que puede ser discriminado por su género, discapacidad o edad.

Presiones por la comunidad internacional
Aunque estas decisiones implican hablar de un avance importante en Arabia Saudí, las presiones internacionales han sido determinantes para dar un giro en la política, dominada por una alta presencia patriarcal en todos los niveles. De hecho, los "guardianes" de las mujeres siempre estaban socialmente por encima de ellas, independientemente de la edad de ambos. Sin embargo, algunas acciones siguen aún vetadas para las mujeres, como el derecho a decidir casarse por su cuenta o a marcharse de casa y vivir solas.

Junto a esto, numerosos sectores han criticado la situación de los Derechos Humanos dentro del país, y las denuncias sobre las torturas a mujeres activistas han llegado a conocerse a nivel mundial. Además, el escándalo detrás del asesinato del periodista Yamal Jashogi en Estambul no ha ayudado a mejorar su imagen en el exterior. No obstante, aún dentro de la sociedad hay reticencias a adoptar estos modelos occidentales, y algunas de ellas vienen por parte de las mujeres. "Somos una comunidad musulmana, no una occidental. Que Dios mantenga a nuestras hijas seguras de todos estos demonios", le contó una a Reuters.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory