Mundo

La crisis migratoria en Venezuela deja a 1,1 millones de niños necesitados de ayuda en la región

05/04/2019
El éxodo de venezolanos que están abandonando su país debido a la crisis política, económica y humanitaria que vive el país dejará 1,1 millones de niños necesitados de protección y acceso a servicios básicos durante 2019 en países de América Latina y el Caribe, según ha alertado el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef).

De acuerdo con los datos del Unicef, en la actualidad alrededor de 500.000 niños necesitan asistencia, por lo que desde la organización hacen un llamamiento a los gobiernos de la región para que defiendan los derechos de estos niños, incluidos migrantes y refugiados. Esta estimación incluye tanto a los venezolanos desarraigados del país, a los que regresan y a los que están en comunidades de acogida y de tránsito.

Según sus cálculos, 4,9 millones de personas de toda la región -incluidos Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Panamá, Perú y Trinidad y Tobago- requerirán de ayuda especial este año a causa de las condiciones políticas y económicas en Venezuela, que están provocando una oleada migratoria. Al menos 3,4 millones de venezolanos se han visto forzados a abandonar sus hogares en los últimos años debido a la inestabilidad política y social, según los últimos datos de Naciones Unidas (ONU).

Sobrecarga en los países de acogida
Esta situación provoca que los países de tránsito y acogida estén sufriendo una sobrecarga que dificulta la prestación de servicios esenciales como protección, atención sanitaria y educación. De acuerdo con Unicef los niños desarraigados y sus familias afrontan dificultades añadidas a la hora de regularizar su estatus migratorio, algo que puede afectar a su acceso a protección social, atención sanitaria, desarrollo infantil temprano, educación y resto de servicios básicos.

Por otro lado, la falta de políticas públicas integrales en las comunidades de acogida en materia migratoria pone a los niños en un mayor riesgo de sufrir discriminación, violencia, separación familiar, xenofobia, explotación y abuso, algo por lo que Unicef ha mostrado su especial preocupación.

"Los estándares internacionales de los Derechos Humanos piden a los Estados que permitan la entrada y el registro de los niños como una precondición para llevar a cabo los procesos iniciales de evaluación para su protección", explicó la directora regional de esa agencia para América Latina y el Caribe, María Cristina Perceval.

Además, Unicef ha hecho un llamamiento para la recolección de 69,5 millones de dólares para abordar las necesidades de estos infantes, recursos con los que busca trabajar con gobiernos locales y nacionales, comunidades de acogida y aliados para garantizar el acceso a agua potable, servicios de saneamiento, protección, educación y servicios sanitarios.

Bangladesh sufre el cambio climático
Mientras que en Asia, al menos 19 millones de niños sufren directamente las consecuencias del cambio climático en Bangladés, uno de los países más vulnerables del mundo, poniendo en riesgo su vida y su futuro, ha alertado Unicef.

Los habitantes más jóvenes de la nación asiática, entre los que se encuentran medio millón de menores refugiados rohinyás procedentes de Birmania, son especialmente vulnerables a los desastres meteorológicos, según ha indicado la agencia de la ONU en un informe presentado en Dacca.

"Nos hemos encontrado con muchos niños cuyas familias han perdido sus tierras y su forma de ganar dinero en las áreas costeras, por lo que se han visto obligados a migrar junto a sus padres", ha dicho el portavoz de Unicef en Bangladés, Jean-Jacques Simon.

Según Simon, cuando las familias desplazadas emigran a las grandes ciudades como la capital bangladesí los menores quedan en una posición especialmente precaria."No tienen acceso a la educación o a servicios, acaban en situaciones en las que son muy vulnerables a las drogas, en ocasiones se casan a una edad muy temprana o en el peor de los casos acaban en la industria del sexo", ha sentenciado el funcionario.

Frecuentes desastres naturales
Inundaciones, tifones y otros desastres meteorológicos son frecuentes en Bangladés debido a la geografía plana, su elevada densidad de población y unas infraestructuras poco desarrolladas, lo que hace al país más vulnerable al cambio climático, según el informe de Unicef.

"La amenaza se siente desde las llanuras al norte del país, propensas a periodos de sequía e inundaciones, hasta la costa de la Bahía de Bengala, azotada por las tormentas", ha indicado la organización.

Unos 12 millones de niños amenazados por el cambio climático viven a orillas de los caudalosos ríos bangladesís, que suelen desbordarse. A estos fenómenos meteorológicos extremos se unen consecuencias más a largo plazo del cambio climático como el aumento del nivel del mar y la intrusión de agua salada en zonas agrícolas, que ya han creado unos 6 millones de desplazados en el país asiático.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory