Mundo

El Parlamento británico vuelve a rechazar todas las propuestas alternativas para el 'Brexit'

02/04/2019
El bloqueo del Brexit persiste sin remedio a la vista: el Parlamento británico, que este lunes volvía a votar posibles opciones alternativas al acuerdo de la primera ministra, Theresa May, ha sido incapaz de concitar una mayoría en torno a ninguna de las cuatro propuestas presentadas, entre ellas dos para suavizar la salida, lo que deja de nuevo en manos del Gobierno la iniciativa cuando quedan solo once días para que se acabe la prórroga concedida por la Unión Europea.

Después de haber rechazado hasta en tres ocasiones el acuerdo propuesto por May, esta es la segunda vez en menos de una semana que los diputados votan sin éxito una serie de votos indicativos, en la jerga del Parlamento de Westminster, esto es, propuestas alternativas que no son vinculantes pero que, de haberse aprobado alguna de ellas, podría haber presionado al Gobierno para que la llevara a cabo, dado que habría un consenso fehaciente sobre el Brexit en la Cámara de los Comunes.

La frustración era palpable tras la votación, sobre todo porque, a lo largo de la jornada, parecía que al menos dos de esas propuestas podían estar cerca de ser aprobadas, después de que la oposición laborista anunciara que las apoyaría. En ambos casos se buscaba un Brexit más suave que el acordado entre May los Veintisiete: una de ellas propugnaba una unión aduanera y la otra, el 'modelo noruego', que permitiría permanecer en el mercado común a través la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés).

De hecho, la primera de esas iniciativas se ha quedado a solo cuatro votos de pasar el corte: la han apoyado 273 diputados, aunque otros 276 la han rechazado. La segunda, denominada 'Mercado Común 2.0', que parecía tener incluso más posibilidades, se ha quedado aún más lejos: 261 votos a favor por 282 en contra, después de que hasta 33 diputados laboristas se hayan abstenido, a pesar de que su líder, Jeremy Corbyn, había pedido a lo largo de la tarde que apoyaran estas dos opciones.

La propuesta que ha recabado más apoyos -280 votos a favor por 292 en contra- ha sido la que instaba al Gobierno a que, en caso de que el Parlamento lograra aprobar un acuerdo de salida, este fuera ratificado por el pueblo británico en un referéndum. Por último, la moción que instaba a revocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa como último recurso, es decir, a cancelar el divorcio si no hay un acuerdo de salida, apenas ha conseguido 191 votos a favor, frente a 292 en contra.

El Gobierno vuelve a insistir en el acuerdo de May
Ante la inoperancia del Parlamento, el Gobierno ha vuelto a insistir en aprobar el acuerdo de May, afeando a los comunes su indefinición: "La cámara ha vuelto a fracasar en alcanzar una mayoría para cualquier opción", ha recalcado el ministro para el Brexit, Stephen Barclay, tras hacerse públicos los resultados.

"Para garantizar una prórroga, el Gobierno necesita una alternativa creíble que ofrecer a la Unión Europea"

"Para garantizar una prórroga, el Gobierno necesita una alternativa creíble que ofrecer a la Unión Europea", ha advertido Barclay, que ha instado a los diputados a "encontrar una manera de salir con un acuerdo". Y ha prometido: "Si pactamos un acuerdo esta semana podemos evitar las elecciones europeas".

Una vez prorrogado el plazo inicial, que acababa el 29 de marzo, la nueva fecha legal para la salida de Reino Unido de la Unión Europea es el 12 de abril, cuando, si no hay un acuerdo antes, el país abandonará de forma abrupta el club comunitario. Los Veintisiete se dicen dispuestos a conceder una nueva prórroga, pero exigen un plan claro de actuación. Esa nueva prórroga, según las condiciones impuestas por Bruselas, tendría que ser necesariamente más larga, de entre nueve meses y un año, lo que obligaría a los británicos a participar en las elecciones europeas del 26 de mayo.

Con todo, Theresa May parece convencida de que, pese a estar ya fuera de plazo para ello, si consigue que la Cámara de los Comunes apruebe por fin su acuerdo, la Unión Europea se avendrá a negociar una salida en un plazo cercano y le evitará no solo la engorrosa participación en los comicios europeos, sino tener que dimitir y convocar elecciones, algo que se da como inevitable si hay un aplazamiento amplio. Tiene hasta el día 10 de abril, cuando deberá presentar ante los líderes de los Veintisiete, reunidos en una cumbre extraordinaria, el plan previsto, si es que se quiere evitar el Brexit duro.

La idea del Ejecutivo es someter de nuevo el acuerdo a votación este miércoles, pero Corbyn no está de acuerdo: el líder de la oposición se ha dicho "decepcionado" por la incapacidad del Parlamento de consensuar una alternativa, pero, inasequible al desaliento, rechaza la propuesta de May y su idea es volver a plantear nuevos votos indicativos dentro de dos días. El Brexit se ha convertido en un eterno retorno.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory