Mundo

Mueren tres adultos españoles y un bebé en la ciudad francesa de Pau, en lo que apunta a un "crimen familiar"

10/07/2018
La Gendarmería francesa investiga como "un crimen familiar" un suceso ocurrido este martes en una vivienda incendiada en la ciudad de Pau, donde se han encontrado los cuerpos de cuatro adultos y un niño de dos años. Tres de los adultos fallecidos -la madre y los abuelos maternos del pequeño- eran españoles, mientras que el padre del menor era francés.

"Todo lleva a pensar que estamos ante un crimen familiar", ha indicado a la agencia France Presse una fuente de la investigación, que ha sido asumida por la Policía judicial.

"El drama se ha producido en el interior <del apartamento>. Hay signos de violencia sobre una de las parejas y la esposa del cuarto adulto", ha precisado esa misma fuente. En cuanto al bebé, aparentemente habría muerto a consecuencia del incendio, ya que "no había signos aparentes de violencia en su cuerpo".

Según ha explicado a la prensa Marc Cabane, del Ayuntamiento de Pau, "probablemente el incendio fue provocado por el autor <del crimen>, que después se suicidó". "Había mucha sangre por todo el apartamento", ha relatado el portavoz municipal.

La mujer había denunciado al marido por malos tratos
Por el momento, se desconocen las causas del drama, aunque el vicealcalde de Pau, Jean-Paul Brin, ha señalado a AFP que "parece que ha habido una discusión familiar que se ha convertido en una masacre".

El diario regional francés Sud Ouest publica, después de interrogar a los vecinos, que en la vivienda vivía una pareja con su hijo. Ella era española y daba clases de español en un instituto de La Hourquie, en Morlaás. Los padres de la mujer, residentes en Zaragoza, habían ido a visitarla.

Según esos testimonios, las discusiones del matrimonio eran frecuentes y un compañero de trabajo de la mujer ha señalado que ella había presentado recientemente una denuncia por malos tratos contra su marido.

Esos vecinos consultados por el diario francés también han explicado que, hacia las cinco de la madrugada de este martes, estalló una discusión en la vivienda y se escucharon golpes contra una pared mientras se oía llorar al niño.

Los Bomberos recibieron poco antes de las siete de la mañana un aviso por el humo que salía de un apartamento de la primera planta de un edificio de cuatro pisos situado en el centro de la ciudad.

Según la investigación, la persona que llamó a los Bomberos "no podía abrir la puerta del apartamento donde se estaba desarrollando el incendio y estaba preocupada porque veía algo parecido a sangre salir bajo el marco de una de las ventanas de la vivienda", ha explicado el servicio de emergencia.

Cuando los bomberos accedieron al piso, "estaba ardiendo un canapé", ha explicado esa misma fuente, que ha asegurado que el fuego fue "controlado rápidamente" por la veintena de efectivos desplazados al lugar.

El siniestro motivó la evacuación de 27 habitantes del edificio, así como el cierre del barrio donde se encuentra, en pleno centro de la ciudad situada al pie de los Pirineos.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory