Málaga

Junta y Ayuntamiento firman el protocolo de integración urbana del río Guadalmedina

15/01/2022
La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, han firmado este viernes un "histórico" protocolo de colaboración que permitirá "transformar" el río Guadalmedina y "hacerlo más seguro, sostenible y lleno de vida".

En concreto, han suscrito el protocolo general de colaboración entre ambas administraciones para la restauración ambiental y paisajista del río Guadalmedina en su tramo urbano. A juicio de la consejera, "una gran alianza entre ambas administraciones que afrontamos con el reto de convertir el río en un elemento que una a la ciudad, en lugar de dividirla, como ha venido sucediendo históricamente".

Crespo ha explicado que "una gran ciudad como Málaga necesita grandes proyectos" y ha destacado que el Ayuntamiento "está aplicando una extraordinaria transformación a la ciudad en los últimos años".

"El río no puede seguir siendo una barrera para los malagueños", ha continuado, al tiempo que ha añadido que "el alcalde llevaba más de 20 años luchando por la transformación del espacio fluvial y por su aprovechamiento social". En este punto, ha detallado que, merced al acuerdo firmado, la administración local actuará en el tramo más urbano, desde el Puente de Armiñán hasta la desembocadura en el mar; y la Junta lo hará desde dicho puente hasta la presa del Limonero.

Las obras de las actuaciones que corresponden a la Junta, con una inversión de 7,6 millones de euros, ya se han iniciado; han sido consensuadas y encajan "a la perfección" con el Plan Especial del Guadalmedina que elabora el Ayuntamiento.

"Un plan que, gracias a esta colaboración estrecha, supondrá un nuevo hito en la relación de la ciudad con su río", ha señalado Crespo, que ha agregado que se van a incorporar parte de los 300.000 metros cuadrados de espacios verdes del cauce del río a la vida de los malagueños y, a la vez, reforzar su seguridad. "Estamos dando los primeros pasos para la transformación del Guadalmedina en un espacio fluvial integrado en la ciudad de Málaga", ha enfatizado.

También ha destacado que "la colaboración y la participación, señas de identidad del Gobierno andaluz", han permitido "añadir las valiosas aportaciones al proyecto de la sociedad civil, de asociaciones ecologistas y muy especialmente de la Fundación Ciedes".

Por su parte, De la Torre ha señalado que "tenemos una Administración autonómica con la cual hoy sí se puede hablar" y ha insistido en que "la ciudadanía aplaude la colaboración". Así, ha detallado que el Ayuntamiento llevará a cabo las actuaciones necesarias entre el Puente de Armiñán y la desembocadura del río para lograr la integración urbana entre los márgenes del río y ganar espacio ciudadano garantizado el riego y la iluminación.

"Vamos a invertir 800.000 euros en un antiguo sueño, facilitar un acceso al Jardín Botánico a través de una pasarela", ha indicado De la Torre.


"DÍA HISTÓRICO"

El acto, celebrado en la Delegación del Gobierno de Málaga, ha contado también con la presencia de Elías Bendodo, consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, que ha señalado que "es un día histórico para Málaga porque la firma del referido protocolo supone el paso definitivo para actuar en el cauce del río y es un ejemplo claro de que la colaboración entre instituciones da sus frutos".

Bendodo ha asegurado que "a Málaga le va bien con el Gobierno del cambio porque somos un Gobierno que escucha y dialoga". Además, ha explicado que el Ejecutivo andaluz "quiere que los vecinos de Málaga sientan el proyecto para el río Guadalmedina como algo suyo, como un elemento vertebrador e integrador de la ciudad".

De igual modo, ha apuntado que "en Málaga la gran Revolución Verde del Gobierno andaluz tiene nombre y apellidos: el plan Guadalmedina" y ha incidido en que el compromiso del Ejecutivo autonómico con la ciudad "es total".

El primer objetivo es incrementar la seguridad y, para ello, se reforzará el papel de defensa frente a inundaciones de la presa del Limonero, modificando sus normas de explotación y disminuyendo el nivel máximo de embalse para disponer de mayor volumen libre capaz de almacenar agua en situaciones de avenida y que el caudal que llegue al tramo urbano del Guadalmedina sea menor. Además, se incrementarán los caudales mínimos desaguados para favorecer la restauración ambiental del espacio fluvial.


"UN RÍO VIVO, NO OCULTO"

Así, Ruiz ha defendido "que las actuaciones sobre el Guadalmedina no oculten al río, no lo entierren en un cauce con hormigón o presas", sino una renaturalización como han entendido "muchas ciudades españolas como Madrid, con la naturalización del Manzanares o el río Genil en Granada o Piles en Gijón. Queremos un río vivo, no artificial".

"Porque un río no es una molestia, sino una oportunidad de esparcimiento que además no tendrá un gran impacto económico en las arcas municipales porque el propio río se encarga de hacer el resto". Así, Ruiz espera que "una vez se proceda a la renaturalización, el bosque de ribera autóctono llegará en pocos años, como lo harán también las especies animales autóctonas".


UN NUEVO PULMÓN VERDE

En segundo lugar, han recordado, se da continuidad a las actuaciones de reforestación llevadas a cabo en la cuenca del Guadalmedina. El primer paso, con una inversión de cinco millones de euros, permitirá crear un espacio forestal aguas abajo del embalse de El Limonero, en la parte alta de la margen derecha del río.

La consejera ha detallado que "sobre una extensión equivalente a 350 campos de fútbol, se va a llevar a cabo el proyecto de restauración hidrológico-forestal en los arroyos tributarios del tramo urbano del río Guadalmedina. Queremos que poco a poco el Parque Forestal se convierta en un nuevo pulmón verde, un atractivo más para la ciudad y sus visitantes".

Las principales actuaciones que se van a realizar son: tratamientos selvícolas en 98 hectáreas para la disminución del riesgo de incendios y diversificar el sotobosque; la plantación de 105.000 plantas a lo largo de los caminos y sendas de tránsito, con ejemplares de gran porte que permitan generar sombra y mejora del paisaje, y en la zona de mayor superficie, 238 hectáreas, se llevarán a cabo repoblaciones forestales clásicas con especies arbóreas y arbustivas; obras de corrección hidrológica: construcción de cuatro diques y diez albarradas; y, para la adecuación ciudadana, se realizará una red de 27 kilómetros caminos y sendas, con recorridos circulares e intermedios señalizados, áreas de descanso y dos miradores.

De igual modo, han detallado que, simultáneamente, se ejecutará una restauración hidromorfológica del tramo de 5,1 kilómetros comprendido entre la presa del Limonero y el Puente de Armiñán, con 2,6 millones de euros de inversión con el objetivo de aprovechar el potencial natural del tramo urbano del río posee y conectarlo con la ciudadanía.

Este proyecto permitirá la retirada de especies invasoras y residuos a lo largo de 150.000 metros cuadrados, la recogida de 3.500 toneladas de residuos a vertedero, la plantación de 5.200 plantas autóctonas a lo largo del paseo fluvial entre ambas márgenes (30.000 metros cuadrados) y adecuar la ribera para un tránsito seguro de la ciudadanía.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory