Málaga

Un total de 240 jóvenes reciben formación en reanimación con motivo del Día Europeo ante la Parada Cardíaca

14/10/2021
La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061 y la Delegación Territorial de Salud y Familias en Málaga han organizado, junto a la Delegación Territorial de Educación y Deporte, una jornada de formación masiva a 240 jóvenes malagueños con motivo del Día Europeo de Concienciación ante la Parada Cardíaca que se conmemora desde el año 2013, el día 16 de octubre.

Esta es la octava edición de estos denominados #cardiomaratones061, que tuvieron que ser suspendidos por la pandemia en 2020 y que se reanudan este año en todas las provincias andaluzas, manteniendo las medidas de seguridad por la COVID-19.

Esta jornada de formación masiva se ha celebrado en el complejo deportivo universitario del campus de Teatinos de la Universidad de Málaga y, con ella, Salud pretende aumentar el número de personas que conocen cómo actuar ante estas situaciones para poner en marcha la cadena de supervivencia en el menor tiempo posible y sensibilizar a toda población de la importancia de estar entrenado en esta materia.

Los delegados territoriales de Salud, Carlos Bautista; y de Educación, Mercedes García Paine, han visitado este cardiomaratón junto al vicerrector adjunto de Deporte Universitario de la UMA, Emilio Fernández; el director en funciones del servicio provincial del 061, Alejandro Salazar; el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga, Avelino Barrionuevo; el vicepresidente primero del Colegio de Médicos de Málaga y director de la Escuela de RCP, Andrés Buforn; el responsable del proyecto 'Málaga Cardioprotegida', Ángel García; la presidenta de Expaumi, Paloma Rosado, y el gerente del Distrito Málaga-Guadalhorce, Enrique Vargas.

Los delegados han hecho entrega de un reconocimiento especial a once personas, policías locales, nacionales y de protección civil de Málaga, que actuaron como primeros intervinientes en cinco casos distintos, en los que aplicaron las técnicas básicas de reanimación cardiaca e iniciaron así la denominada cadena de supervivencia.

Estos primeros intervinientes con su actuación, tras presenciar una parada cardiaca, han contribuido de manera decisiva a salvar la vida de cinco personas. Una distinción que otorga EPES 061 en nombre de todos los profesionales sanitarios. Junto a ellos también se ha hecho un reconocimiento a la empresa Panificadora Salvador por su continua colaboración en estos eventos desde sus inicios.

El Consejo Europeo de Resucitación, promotor del día europeo de la parada cardiaca, ha calculado que más de 100.000 personas al año podrían salvar sus vidas en Europa si se alcanzaran las tasas de formación de ciudadanos en estas técnicas que tienen en países referentes como Países Bajos o Suecia.

EPES ha formado desde 2013 a 8.300 malagueños, entre primeros intervinientes en las situaciones de emergencias y alumnos y profesionales de la comunidad educativa, dentro de estas jornadas.

La parada cardíaca (PCR) es la principal causa de muerte prematura en España y en los países de nuestro entorno. En la mayoría de los casos, su origen es cardíaco y se denomina muerte súbita cardíaca y puede afectar a personas jóvenes en una proporción importante. Se estima que la incidencia de la parada cardíaca extrahospitalaria en Andalucía es de 19,5 por cada 100.000 habitantes y año, de las que más de la mitad, ocurren en el domicilio.

Se trata de la emergencia sanitaria tiempo dependiente por excelencia, ya que el pronóstico del paciente y, por tanto, las probabilidades de supervivencia, van a depender del tiempo que transcurre desde que ocurre hasta que se inician las maniobras básicas de reanimación.

CARDIOMARATÓN

Durante las sesiones formativas, los asistentes han puesto en práctica los consejos y recomendaciones de los profesionales sanitarios para realizar la reanimación cardiopulmonar sobre maniquíes o pacientes simulados, al tiempo que aprenden la secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia.

Una de las estrategias para disminuir la mortalidad de los pacientes que han sufrido una parada cardiorrespiratoria es enseñar a la población en general las medidas básicas que deben aplicar a estos pacientes mientras llegan los equipos sanitarios, y que han demostrado que aumentan la supervivencia en estos casos.

Para facilitar la enseñanza de estas técnicas, EPES ha puesto a disposición de todos los centros educativos un vídeo formativo protagonizado por profesionales del 061 dirigido a los jóvenes para que puedan seguir las recomendaciones y el que destacan sobre todo la importancia de alertar de inmediato a los servicios de emergencias sanitarias e iniciar cuanto antes las maniobras de reanimación.

Una sesión formativa, que es accesible para toda la ciudadanía a través del canal de youtube de EPES 061 (emergenciassanitariasandalucía) y que ha contado con la colaboración de la Fundación Mapfre. Con una media hora de duración, los docentes trasladan de forma simple y didáctica las acciones a llevar a cabo por los testigos ante una parada cardiaca y ante un atragantamiento, al tiempo que muestran cómo situar en posición lateral de seguridad a una persona inconsciente.

Ante una situación de sospecha de parada cardiorrespiratoria, los gestores telefónicos de los centros coordinadores de urgencias y emergencias del 061 animan y explican a los alertantes como realizar estas maniobras básicas mientras que llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso.

Estos eventos suceden en la calle, en el trabajo o mientras se hace ejercicio o una actividad extenuante, aunque ocurren en su mayoría en el hogar. En la actualidad, menos de uno de cada diez personas sobreviven. Las investigaciones realizadas muestran que la aplicación de las técnicas de reanimación cardiopulmonar por una persona que presencia la parada cardíaca aumenta la supervivencia entre dos y tres personas de cada diez, aunque sólo uno de cada cinco pacientes llega a recibir esta ayuda.

En caso de disponer de un desfibrilador (DEA) cerca deberá de aplicarse a la mayor brevedad posible y se realiza durante los primeros minutos una RCP básica efectiva hasta la llegada del 061, las posibilidades de supervivencia estarán por encima del 50%.

Es lo que se denomina la cadena de supervivencia, que consta de cuatro eslabones bien diferenciados y todos a su vez imprescindibles. En primer lugar, hay que alertar con rapidez al 061, para posteriormente comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica (RCP) de forma eficaz y hasta que llegue el equipo sanitario. En tercer lugar, se efectuará la desfibrilación precoz, que se refiere al tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la parada. Por último, el equipo de emergencias sanitarias aplicará las técnicas de soporte vital avanzado y trasladará al paciente al centro hospitalario de referencia.

La parada cardiorrespiratoria es la interrupción brusca, generalmente inesperada y potencialmente reversible de la respiración y de la circulación espontánea. Una recuperación del paciente sin secuelas neurológicas exige que los tiempos de actuación sean mínimos.

Para facilitar la enseñanza de estas técnicas a la ciudadanía en general, las recomendaciones internacionales han simplificado las acciones a llevar a cabo por los testigos y destacan sobre todo la importancia de alertar de inmediato a los servicios de emergencias sanitarias e iniciar cuanto antes las maniobras de reanimación.

"Esta debe iniciarse colocando el talón de una mano en el centro del pecho (mitad inferior del hueso central del pecho de la víctima o esternón) y el talón de la otra encima de la primera. Tiene que mantener los brazos rectos y estar situado verticalmente sobre el pecho de la víctima, comprimiendo el esternón 30 veces aproximadamente cinco centímetros y repitiendo a una frecuencia de 100-120 por minuto", según ha apuntado el director en funciones del 061 de Málaga, Alejandro Salazar.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory