Málaga

Economistas prevén un incremento del PIB en 2021 del 6,6% tras la caída del 14% en 2020

01/10/2021
El barómetro del Colegio de Economistas de Málaga, correspondiente al segundo cuatrimestre del año, prevé un incremento este 2021 de la economía en la provincia del 6,6%, por encima de Andalucía (5,9%), tras la caída del 14% en el año 2020 (-10,3 en la comunidad autónoma el pasado ejercicio).

Según los datos hechos públicos este viernes, Málaga inicia la recuperación económica con un "fuerte impulso", ha precisado el decano del Colegio de Economistas, Juan Carlos Robles, quien ha resaltado el "crecimiento muy positivo, por encima del conjunto del país".

En este punto, pese a que las previsiones de cierre interanual siguen manteniendo un diferencial favorable a la provincia, la cuarta ola de la pandemia "ha retrasado el inicio de l recuperación y ha reducido la expectativa de crecimiento a final de año".

La COVID-19 "se cebó con el sector turístico y de restauración pero se debió a la falta de movilidad y tránsito", ha recordado Robles, quien ha agregado que, no obstante, al recuperarse dicha movilidad la demanda se ha acentuado "y en esos sectores el crecimiento es mucho mayor".

Así, pese a la reducción del paro registrado, la provincia aún se encuentra a casi un nueve por ciento de las cifras de paro registradas antes de la pandemia, sin embargo, "la velocidad de reducción del paro en Málaga ha sido el doble que en el resto del país".

A fecha de agosto de 2021, en Andalucía ya hay más trabajadores cotizando que antes de la pandemia, y las diferencias de Málaga y España son menores del 0,5%, por lo que la provincia "casi recupera el número de cotizantes previo a la irrupción de la COVID-19.

Precisamente, Robles ha aportado un dato: la falta de sector industrial en la provincia no ha afectado a la recuperación sino al contrario: "El déficit de tasa industrial se está convirtiendo en una ventaja a la hora de la recuperación, al afectarle muy negativamente el crecimiento del precio de transporte, las materias primas y la energía y en nuestro caso el crecimiento es fuerte tras el gran batacazo", ha dicho, que supuso la pandemia de la COVID en 2020.

SECTOR TURÍSTICO E INMOBILIARIO

También ha aludido al turismo nacional, que "ha compensado de alguna forma la caída turística" debido a la menor llegada de viajeros internacionales: "Ha mantenido el tipo", ha añadido Robles, todo ello pese al descenso del 66,09% en este segundo cuatrimestre con respecto al mismo periodo del año 2019.

En cuanto al sector inmobiliario, se ha detectado una menor recuperación que en la industria o los servicios. Según el barómetro, pese a que no logra crecer en nuevos proyectos a la velocidad anterior a la pandemia, se ha conseguido invertir la tendencia y volver a aumentar el número de viviendas visadas en la provincia.

El repunte del precio de la vivienda libre se sitúa en consonancia con la evolución del IPC, "que se encuentra descontrolado, alejando "al menos expectativas de crisis a corto plazo en el sector". Así, es de un 2,26 por ciento, con 1.852,10 euros por metro cuadrado en Málaga, superior a los 1.327,90 euros por metro cuadrado del conjunto de Andalucía.

El barómetro, tal y como han explicado en rueda de prensa Robles; el presidente de la comisión financiera, Antonio Pedraza, y el director de estudios económicos y financieros, Fernando del Alcázar, revela también que la cifra de sociedades se ha estancado, debido a la "incertidumbre de los mercados y el detraimiento de la inversión en un comportamiento homogéneo en Málaga, Andalucía y España".

Igualmente, el sector privado continúa aumentando el consumo de crédito en la provincia malagueña, al contrario que en Andalucía y España, donde los crecimientos de 2020 se han retraído ligeramente. "Este aumento de la masa monetaria es un índice de crecimiento de la actividad económica en la provincia", han explicado.

Por último, el IPC "puede desbaratar las expectativas de la economía española". Según estos expertos, los desesquilibrios estructurales del mercado energético, "así como el déficit de la Administración Pública y la crisis de la COVID-19 que impiden escenarios de subidas de tipo de interés, ponen de manifiesto un riesgo de hiperinflación en la economía española".

Esto podría hacer "perder la competitividad de nuestros productos y servicios y por consiguiente perjudique nuestro saldo de la balanza comercial que viene creciendo lentamente durante los últimos años".

Según el barómetro de los economistas malagueños, las "optimistas" previsiones para España, que el Gobierno sigue pretendiendo mantener en el 6,5% para este año y el 7% para el 2022 "es algo difícil de cumplirse".
www.elnoticierodigital.com
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory