Málaga

La Policía Nacional cuenta con agentes especializados en Seguridad y Protección Aérea

07/09/2021
La Policía Nacional cuenta desde el pasado año con agentes especializados en Seguridad y Protección Aérea en Málaga, que se encargan de comprobar que los vuelos, tanto profesionales como recreativos, se desarrollan cumpliendo con la normativa aeronáutica mediante el uso de drones.

De igual manera, tratan de detectar aquellos vuelos que incumplen la legalidad y que pueden suponer un peligro para la seguridad. Para ello, estos agentes cuentan con sistemas denominados Contra-UAS, según ha informado el Cuerpo Nacional de Policía en un comunicado.

Contra-UAS está compuesto por un dispositivo de detección capaz de revelar el vuelo de un dron en un radio de unos cinco kilómetros y un dispositivo de neutralización que anula las señales de radiofrecuencia que recibe el dron.

A pesar de los esfuerzos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y diferentes instituciones por dar a conocer la normativa sobre el uso de drones, los agentes siguen detectando vuelos, normalmente lúdicos, que incumplen la normativa aeronáutica poniendo en peligro la seguridad del resto de aeronaves tripuladas que hacen uso del espacio aéreo, así como a las personas y los bienes.

NUEVA NORMATIVA EUROPEA UAS

La entrada en vigor de la nueva normativa europea de UAS (Sistema Aéreo no Tripulado),a finales del pasado año, afecta a todos los drones independientemente de su uso, así como tamaño/peso, y obliga al cumplimiento de una serie de requisitos mínimos para manejar cualquier dron.

Esta norma, establece como novedad que los vuelos de este tipo de aeronaves se realizarán en base a tres categorías operacionales basadas en el riesgo de la operación: 'abierta', 'específica' y 'certificada', sujetas cada una de ellas a diferentes limitaciones condicionadas entre otros, el peso del dron, la presencia de personas y la cercanía a edificios.

Por otra parte, todos los usuarios que pretendan volar un dron tienen la obligación de registrarse como "operadores" en la sede electrónica de AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) y obtener el número de operador según la normativa europea. Además, este número personal debe colocarse, de forma visible, en cada uno de los vehículos aéreos que el operador posea.

Igualmente, a los operadores se les exige tener un mínimo de formación acreditable en función de la categoría en la que se pretenda volar, para ello deben estar formados y realizar un examen de conocimientos.

Otro de los aspectos más importantes a tener en cuenta es lo que se han denominado 'Zonas Geográficas de UAS', en las que se pueden permitir, restringir o excluir operaciones con UAS por motivos de seguridad pública, protección de infraestructuras y otros usuarios del espacio aéreo, protección de la privacidad y del medio ambiente.

Una de las zonas restringidas más comunes son aeropuertos o aeródromos, no pudiéndose realizar operaciones con drones a menos de ocho kilómetros de estos, salvo que se cumplan una serie de requisitos muy específicos.

Aquí reside la dificultad de utilizar drones en localidades como Málaga o Torremolinos debido a la cercanía del Aeropuerto Pablo Ruiz Picasso, donde solo se pueda volar como hobby en campos de vuelo, que apenas existen de momento en España, y cumpliendo unos requisitos previos. Actualmente las limitaciones por motivos de espacio aéreo se pueden consultar en la web https://drones.enaire.es/.

Por último, han recordado que "un dron no es un juguete", de ahí la importancia de volar de manera responsable para garantizar la seguridad del espacio aéreo y de la ciudadanía. De hecho, según la legislación, las sanciones podrían acarrear multas de 60 a 4.500.000 euros dependiendo del tipo de operación.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory