Málaga

Acusado dice que no mató al hombre con el que quedó para venta de droga y que había otras personas

05/11/2019
El acusado de asesinar en 2017 de un disparo en la nuca a un hombre con el que quedó para un negocio supuestamente relacionado con drogas en Marbella (Málaga) ha negado este martes haber acabado con su vida y ha declarado ante el jurado popular que lo juzga que se reunió con la víctima ese día, pero aparecieron otras personas y él huyó del lugar donde estaban.

Según el fiscal, ambos se concertaron para tratar un asunto de venta de drogas, pero el acusado llegó antes y desinfló una rueda de la motocicleta de la víctima, en la que luego se fueron ambos. Tras un breve recorrido, al ver que algo pasaba en la rueda, la víctima frenó y se agachó, momento que, supuestamente, el procesado aprovechó para disparar a bocajarro y acabar con la vida del otro.

El acusado ha asegurado que "no es cierto" que disparara al hombre, al que había conocido en la cárcel; y que "no es verdad" que preparara el arma en el baño de la cafetería antes de que llegara el otro; negando, igualmente, que manipulara la rueda de la motocicleta.

El procesado ha explicado que se dedica a la compraventa de coches y en ese momento era también intermediario en el tráfico de hachís, asegurando que el día de los hechos llegó a una cafetería con un amigo porque había un grupo de extranjeros que querían cambiar divisas y esa persona conocía a gente que lo hacía. El otro se fue y él se quedó solo, recibiendo una llamada de la víctima para verse.

Ha apuntado que la víctima le contó que tenía una problema con una banda de franceses "por haber perdido mucho dinero". A preguntas de su abogado ha concretado que este supuestamente "había robado droga a otros" y estaba "amenazado", por lo que le pidió ayuda para vender la sustancia y ambos se fueron juntos en la moto a por muestras de la droga.

El acusado ha asegurado que a los pocos minutos el otro hombre paró la moto que conducía, pero él no sabía por qué. "Vi un coche con las luces apagadas, salieron tres hombres", ha relatado, apuntando que uno "habló en árabe con la víctima" y otro le agarró y le dijo que se fuera de allí que no iba con él. Entonces salió huyendo y la víctima "se quedó ahí".

Ha reiterado que no vio quiénes eran. "Miedo tenía en el momento en que me agarró el hombre, pero cuando me dijo que no tenía nada que ver conmigo ya no", ha asegurado, al tiempo que ha precisado que ese día siguió con las reuniones que tenía previstas en compañía del primer amigo y el día siguiente se fue a Madrid por trabajo, luego a Barcelona y después de vacaciones con su familia.

Asimismo, ha declarado que esa noche sí llamó a la víctima aunque el teléfono estaba apagado, pero en los meses que estuvo fuera de España no lo llamó para saber qué había pasado porque esperaba que lo hiciera él; "la gente de la droga llama cuando quiere", ha dicho, apuntando que entendió que no había peligro "porque no vi ningún arma".

Ha admitido que es la primera vez que dice esta versión y ha explicado que no lo ha dicho antes "por seguridad mía y de mi familia". Además, ha asegurado que ha recibido "avisos" en la cárcel para que no cuente lo que sabe, aunque ha señalado que "tenía miedo en todo momento", incluso antes de las llamadas de atención en la prisión.

El acusado, que ha reconocido que ha cambiado de nombre varias veces porque en su país "es normal", ha indicado que volvió a España porque el amigo con el que estuvo esa noche le dijo que la Policía quería hablar con él por un asesinato. A preguntas de su abogado ha manifestado que vino porque no tenía ninguna relación con esos hechos "si no, no hubiera venido".

Asimismo, en la sesión del juicio de este martes han declarado varios testigos, entre ellos la mujer de la víctima y la hermana, quienes han coincidido en que la víctima tenía que recibir un dinero que él había dado a otras personas para que lo guardaran.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory