Fuengirola

Bioparc Fuengirola activa medidas extra contra las bajas temperaturas

20/01/2023
El equipo de Zoología de Bioparc Fuengirola adopta medidas extraordinarias para combatir las bajas temperaturas y garantizar el bienestar de los animales de este recinto. Así, durante los meses de diciembre, enero y febrero se toman precauciones y se activan protocolos especiales.

Desde Bioparc Fuengirola señalan, a través de un comunicado, que "aunque el descenso de las temperaturas no es tan acusado en Andalucía, el periodo invernal hace que el cuidado de los animales de se modifique y se adapte a las necesidades que, durante estas frías semanas, tienen las más de 200 especies que alberga el parque".

La adopción de medidas extraordinarias para este periodo es posible gracias a que, durante todo el año, se registran diariamente las temperaturas mínimas y máximas que se dan en cada instalación y exteriores de cada animal. Estas anotaciones permiten controlar en qué momento es necesario activar estos protocolos de actuación frente al frío.

"Las pautas y acciones que ponemos en marcha son simples y sencillas, pero esenciales. Por ejemplo, contamos con diferentes sistemas de ventilación como claraboyas, puertas, ventanas e incluso extractores. Frente a la bajada de temperatura, reducimos los tiempos de ventilación para conservar el calor en las instalaciones", explica Antonio Garrucho, responsable de Zoología de Bioparc Fuengirola.

Con estas adaptaciones garantizan llegar a lo que se conoce como "rango de confort": condiciones adecuadas que cada especie necesita para vivir. Entre las herramientas de las que hacen uso se encuentran los suelos radiantes en interiores y exteriores, focos de calor o luces cerámicas, rías calefactadas, regulación de los sistemas de ventilación, así como el refuerzo de los diferentes menús que conforman sus dietas.

La regulación de temperaturas garantiza el bienestar de cada especie. Por ejemplo, grandes primates como los gorilas suelen estar entre los 18 y 33 grados. Unas cifras mínimas nocturnas que se elevan a 20-22 grados para crear un ambiente adecuado.

El equipo de cuidadores lo logra gracias al control de la ventilación como medida natural y el uso de suelos radiantes. Estos últimos son planchas de calor camufladas entre toda la naturalización y tematización.

Especies sensibles como el ciervo ratón, con un metabolismo tan acelerado, cuenta con un consumo energético muy rápido que le hace necesitar una alimentación continua para no perder el calor corporal. A ello, le ayudan los diferentes puntos de calor con los que cuenta su espacio.

"Con este pequeño mamífero reforzamos el protocolo no solo con la alimentación, sino con varios sistemas que le aportan calor: focos de luz cerámicos y pequeñas placas calefactoras", explicó.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory