España

Borrell advierte de que la "falsa traducción" en la denuncia a Llarena no es un "problema menor"

30/08/2018
El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha considerado este jueves que la "falsa" traducción de unas declaraciones del juez Pablo Llarena presentadas por la defensa del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont en una demanda civil en Bélgica contra el magistrado no es un "problema menor", si bien ha pedido dejar trabajar a la Justicia.

"El problema de la falsa traducción no es un problema menor, porque esa frase atribuida al juez Llarena es la única frase que aparece en el texto enviado al juez en los dos idiomas. No sé más que eso, pero ya es suficiente como para pensar cómo se ha podido producir una situación que no es anecdótica", ha resumido Borrell en declaraciones a la prensa en Viena, en donde asiste a una reunión de ministros de Exteriores de la UE.

Las declaraciones originales de Llarena utilizadas para armar la demanda fueron realizadas en condicional para referirse a los encausados, mientras que en la traducción presentada en la denuncia parece que el juez afirma que cometieron los delitos de los que estaba hablando.

El jefe de la diplomacia española ha recalcado que, en cualquier caso, éste no es un asunto "entre Gobiernos", sino "un problema del espacio judicial" y ha pedido dejar "trabajar" a la Justicia.

Poco antes, el viceprimer ministro belga y titular de Exteriores, Didier Reynders, ha dicho a su llegada a la misma reunión que debe ser el Tribunal belga que verá el caso el próximo 4 de septiembre quien decida sobre las consecuencias del error de traducción.

"Creo que hay que dejar a las autoridades judiciales trabajar juntas, es lo que intentamos hacer", ha declarado Reynders, al ser preguntado por el impacto de la mala traducción en el proceso.

"Que se deje trabajar a la Justicia es algo que compartimos todo el mundo, no solo el ministro belga", ha reaccionado Borrell, al ser interrogado por las palabras de Reynders.

TENSIÓN EN CATALUÑA
Sobre la tensión en Cataluña por la colocación y retirada de lazos amarillos en lugares públicos, Borrell ha apuntado que es un asunto que debe ser tratado "como está previsto" en la próxima reunión sobre seguridad que mantengan el Gobierno de Pedro Sánchez y el de Cataluña.

"Ya dije en su día que las cosas no pintaban bien, parece que, desgraciadamente, la tensión va aumentando. Por eso es importante que se traten estos temas en la junta de seguridad", ha añadido.

"Lo que no se puede entender fácilmente es que no se quieran tratar, porque manifiestamente es un tema que requiere la atención", ha zanjado.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory