Andalucía

Una testigo protegida reconoce a los acusados del crimen de las cuñadas en La Rinconada: "Yo sé que son ellos"

11/02/2020
Una testigo protegida ha reconocido este martes en la segunda sesión del juicio del crimen, conocido como el de las cuñadas, a los tres acusados --dos hermanas y el que era novio de una de ellas-- como las personas que presuntamente le asestaron 61 cuchilladas a la que era pareja de su hermano, fallecido unos meses antes de muerte natural, en su vivienda de La Rinconada el 19 de abril de 2016. "Ahora que los he visto cara a cara, yo sé que son ellos. No tengo dudas, lo digo con seguridad absoluta", ha señalado esta testigo.

Durante su declaración por videoconferencia y tras una mampara en otra sala de la Audiencia de Sevilla, esta mujer ha asegurado que vio a la víctima esa misma mañana sobre las 9,00 en la guardería y a las 9,30 en la panadería y que cuando llegó a su casa, unos minutos después, una vecina le dijo que en la vivienda de la fallecida "pasaba algo" y fue cuando, desde su propia casa, situada en frente, escuchó los gritos: "Socorro, que me matan".

Por estos hechos, la Fiscalía pide para cada investigado --los tres se encuentran en libertad-- una pena de 25 años de cárcel al considerar que estas tres personas la golpearon "violentamente" y la apuñalaron "en la espalda y cuello de forma repetida hasta que al arma utilizada se le rompió la hoja tras asestar hasta 61 cuchilladas", según recoge en su escrito, consultado por Europa Press.

Esta fue la misma testigo que dos años después de los hechos, en 2018, tras una nueva rueda de reconocimiento aseguró que otra hermana de las acusadas, E.N.S., con la que guarda parecido físico y que llevaba 26 meses en prisión preventiva por estos hechos, "no era la que había salido aquella mañana de la casa y se había montado en un coche", quedando archivada su causa, sino que era otra hermana, C.N.S., que entró en la cárcel tras esta declaración y tras reconocerla en otra rueda fotográfica. De hecho es una de las que está siendo juzgada.

En el juicio, el fiscal ha pedido que esta testigo identificara a los tres acusados, a los que ha reconocido "sin ninguna duda" como las personas que abandonaron aquella mañana "a ciento por hora" la casa en un coche blanco, que era "el único que estaba aparcado en la calle". "Los vi desde la cancela de mi casa, que está en frente, a unos 15 metros de distancia", ha asegurado esta vecina, quien ha remarcado tener "miedo" por posibles represalias por parte de los acusados, a los que considera "capaces de todo".

En cuanto a esta familia, ha señalado que "no quería" a la víctima, según ella misma, porque "era paya y querían quitarle a la niña de tres años" y ha recordado en la sala que un mes antes "le formaron un espectáculo en la puerta de la guardería donde le dijeron: por culpa tuya se ha muerto mi hermano, paya".

En esta segunda sesión ha declarado otra testigo protegida también vecina que aquella mañana iba paseando a su perro cuando, asegura, vio a los acusados, a los que ha reconocido "sin ninguna duda", salir de la vivienda de la fallecida "en un coche blanco".

Sin embargo, ha entrado en contradicciones, a raíz de las preguntas de una de las defensas, que le ha recordado que ante el juez de instrucción "dijo que los vio salir de la casa desde la ventana de una vecina y que los vio de refilón", cuestión que en la sesión de este martes ha negado ante el tribunal de la Audiencia.

Esta vecina y la anterior han coincido en destacar que la fallecida regentaba un quiosco de chucherías en su casa pero "la puerta nunca estaba abierta, allí no entraba nadie porque atendía por la ventana".

OTROS TESTIGOS
En la sesión de este martes han comparecido más testigos, entre ellos estaba citada una hermana de la fallecida que finalmente no ha asistido a la citación, y otras personas que aseguran haber visto a E.N.S., la hermana cuya causa fue archivada y que declara este miércoles, de 9,30 a 10,30 barriendo las calles al trabajar en el servicio municipal de limpieza de la localidad.

En concreto, lo ha hecho una compañera y el responsable del servicio, quien ha precisado que en esa jornada trabajó desde las 7,00 hasta las 13,00 horas, cuando tenía una cita con la trabajadora social, la cual también ha confirmado que acudió, aunque tuvo que suspenderse por la ausencia de su marido, y que su estado era "normal".

A su vez, ha declarado otra mujer, camarera de un bar del municipio, la cual ha asegurado que un familiar de E.N.S., le dijo que "si venían los guardias civiles dijera que ella estuvo allí de 9,00 a 10,00 y que le pagarían lo que hiciera falta" cuando realmente la vio a las 7,30 horas en la puerta del bar, según ha señalado.

Por su parte, los agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil que recibieron la llamada de una vecina y acudieron a la vivienda han coincidido en destacar que "la casa estaba cerrada y no vieron nada raro" pero que unos vecinos les dijeron que "alguien en la calle habían dicho que dos mujeres y un hombre habían salido en un coche" pero a esa hora, sobre las 10,10, no pudieron entrar en la vivienda al no contar con una orden judicial.

El juicio continúa este miércoles con la declaración de la hermana que quedó absuelta, de más testigos protegidos y más agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE).
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory