Andalucía

El centro de cría de El Acebuche en Doñana establece seis parejas reproductoras de lince para 2020

04/02/2020
El Programa de Cría en Cautividad del Lince Ibérico Lynx-ex-situ ha establecido seis parejas reproductoras para la temporada 2020 en el centro El Acebuche, ubicado en Almonte (Huelva) en el Espacio Natural de Doñana, y los primeros cachorros se esperan que nazcan para finales del mes de marzo.

Así, Gitanilla (10 años), Macadamia (5 años), Nársil (4 años), Nota (4 años), Nala (4 años), Oleander (3 años) son las seis hembras que se han emparejado esta temporada 2020 en el centro de cría de El Acebuche en base a los criterios genéticos establecidos por el programa, según recoge el boletín de noticias de enero del programa Lynx-ex-situ titulado 'El Acebuche', consultado por Europa Press.

De este modo, han indicado desde el programa que "vuelve a ser una temporada con un gran reto por delante al contar solo con dos hembras con experiencia maternal previa: Gitanilla y Nársil, y cuatro que hasta la fecha no han sacado adelante o no han tenido ninguna camada previamente: Macadamia, Nota, Nala y Oleander".

Cada uno de los individuos seleccionados para reproducirse este año tienen un nivel de prioridad genética para el programa en función del grado de representación que sus genes --aportados por ellos mismos o por sus hijos, hermanos, padres, sobrinos, primos--, tienen en el programa de cría.

Asimismo, también se tienen en consideración factores fisiológicos relevantes como la edad del ejemplar, que debe ser tenida en cuenta por ejemplo a la hora de valorar cuántas temporadas de cría pueden restarles a un individuo adulto o para dar la oportunidad de reproducirse por primera vez a los individuos más jóvenes.

En este caso es importante señalar que es recomendable que una hembra de lince ibérico disponga de su primera experiencia reproductiva a una edad óptima (3-6 años), aunque su prioridad genética no sea muy elevada (caso este año de la hembra Oleander).

Han remarcado que el establecimiento de estas seis parejas más adecuadas "no ha sido tarea fácil en el centro", dado que los linces son animales muy territoriales y no aceptan fácilmente la presencia de otro congénere en su instalación.

Las agresiones entre machos y hembras durante los primeros instantes tras las uniones son frecuentes y gracias al seguimiento por videovigilancia, al trabajo de los cuidadores y al asesoramiento etológico que hemos recibido por parte de Xavier Manteca y Marta Amat, a mediados del mes de enero se consiguió unir la última de estas seis parejas.

En el mes de enero cinco de las seis parejas ya han entrado en celo, por lo que los primeros cachorros se esperan que nazcan para finales del mes de marzo.

TEMPORADA 2019
De otro lado, el boletín recoge que en la pasada temporada de cría se emparejaron 27 hembras reproductoras, cuatro más que las últimas tres temporadas de cría, buscando un equilibrio entre obtener "el mayor número de cachorros posible y asegurar una buena calidad en la preparación de los que vayan a ser liberados en el medio natural teniendo en cuenta el espacio disponible en la red de centros de cría". En total, 35 cachorros de lince ibérico han salido adelante esta temporada reproductora 2019 en los cinco centros de cría del Programa de Conservación Ex-situ.

Finalmente, el número total de cachorros que han sobrevivido al destete es de 35 ejemplares, de los 50 nacidos este 2019. Con estas 27 parejas reproductoras constituidas y teniendo en cuenta los parámetros reproductivos registrados en el programa, se estimaba obtener una cifra comprendida entre los 37 y 48 cachorros, aunque a tenor de los datos de las últimas temporadas reproductoras, era probable que esta cifra fuera más cercana al valor superior que al inferior.

Sin embargo, en esta temporada de cría el porcentaje de supervivencia de los cachorros ha sido menor a los datos registrados en temporadas pasadas, lo que ha provocado que el número final de cachorros sea más bajo de lo inicialmente estimado. Esta disminución en el porcentaje de supervivencia se debe en parte al periodo agonístico que sufren los cachorros de lince ibérico durante su desarrollo que este año ha dado lugar a cuatro bajas de cachorros (dos en El Acebuche, uno en La Olivilla y uno en el Centro Nacional de Reprodução de Lince Ibérico (CNRLI) en Portugal).

Entre los ejemplares emparejados, destacar que de las siete hembras primerizas que se emparejaban ese año, cuatro de ellas han conseguido sacar adelante una camada (Nársil, Narina, Hifa y Janes), mientras que las otras tres no han conseguido dejar descendencia en el programa.

Por último, dentro de los pasos que se siguen dando para continuar avanzando en el manejo de la especie con el objetivo de ayudar a su conservación, este año se ha vuelto a intentar por tercer año en el CNRLI (Portugal) la inseminación artificial en dos hembras de lince ibérico, no habiendo tenido finalmente éxito, por lo que se seguirá trabajando en esta línea en futuras temporadas con el objetivo de poner a punto esta técnica.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory