Andalucía

Cientos de taxistas andaluces piden en concentraciones una "regulación"que permita una "coexistencia pacífica" con VTC

08/11/2019
Cientos de taxistas se han sumado este viernes en las ocho provincias andaluzas a las concentraciones convocadas por la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT) ante delegaciones de la Junta de Andalucía para reclamar "una regulación equilibrada del sector de los vehículos de arrendamiento con conductor (VTC), que posibilite la coexistencia pacífica y ordenada de ambos servicios".

Según ha informado a Europa Press el presidente de la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT), Miguel Ruano, en Sevilla se han sumado a la concentración aproximadamente 1.500 taxistas, que representan a "casi el 60-70% del sector", mientras que en Málaga "han rondado los 700-800"; en Córdoba han sido unos 250, aproximadamente "el 50% del sector", y en el resto de ciudades andaluzas la participación ha representado a "entre el 40 y el 60%" del sector.

En un manifiesto, los taxistas que se han sumado a las concentraciones han apostado por "una regulación equilibrada" del sector de los VTC, que "posibilite tanto la coexistencia pacífica y ordenada de ambos servicios, como el mantenimiento del servicio público de interés general del taxi y sus trabajadores, así como una regulación eficiente del sector del taxi".

A la hora de explicar "los hechos que han llevado al taxi a esta situación", desde el colectivo citan "la Ley Ómnibus" que "en 2009 produjo la liberalización absoluta del servicio de arrendamiento con conductor, prestado por vehículos amparados en autorizaciones VTC, cuyo número ha crecido especulativamente sin límite alguno hasta que se volvió a reglar su otorgamiento en 2015, y sujetar por ley a la proporción de un VTC por cada 30 taxis en 2018".

En el tiempo transcurrido entre ambas leyes se ha producido "la entrada de miles de VTC, hasta completar la actual cifra de 2.464 en toda Andalucía", una circunstancia que "ha provocado cuantiosos daños económicos a los taxistas andaluces y también ha producido un deterioro del sistema de transportes en nuestra región", según el colectivo.

Para los taxistas que se han movilizado, "las consecuencias de esta actuación gubernamental no han sido atendidas tampoco por la administración autonómica", y "no ha existido ni previsión ni coordinación suficiente en esta materia, lo que, junto con la actuación de sistemático incumplimiento de las VTC de la normativa que les afecta, y la continua invasión de las reservas de mercado del taxi como servicio público de contratación directa en parada y calles, nos aboca a una situación de permanente conflicto profesional, que se acompaña de movilizaciones y paros como ya ha acontecido en varias ocasiones".

"Estos brotes de conflictos los sufre la sociedad andaluza, pero son responsabilidad de los poderes públicos, que, como encargados de velar por el mantenimiento y rentabilidad de los servicios públicos de taxi, han desatendido sus obligaciones", aseguran los taxistas en un manifiesto en el que acusan a las plataformas digitales Cabify y Uber de haber entrado en el transporte urbano "llevando al límite de lo admisible la regulación de transportes" y "con un modo de explotación del servicio que incumple de modo sistemático la ley, hecho reiteradamente censurado por los tribunales españoles y europeos".

"Las soluciones tecnológicas y las mejoras de servicio, que no ha podido ofrecer el taxi al usuario por estar encorsetado en una legislación, en muchos aspectos obsoleta, que propicia fallos de mercado, han sido las principales herramientas que han hecho que estas plataformas se ganen el favor del público, creando un nuevo mercado que aumenta la demanda de servicios de transporte, que no debemos estrangular, sino regular eficientemente, en beneficio mutuo", sostiene el manifiesto, consultado por Europa Press.

RECLAMACIONES
Tras apuntar que "el Real Decreto-Ley 13/2018 ha mudado el ámbito de decisión a comunidades autónomas y ayuntamientos", los taxistas consideran "preciso que las administraciones actúen ya" y "con eficacia", y al respecto urgen una "regulación de los servicios de VTC, que no puede esperar a contemporizaciones o estrategias de la clase política, ni a conflictos institucionales o competenciales de las diversas administraciones".

A la Junta de Andalucía, los taxistas concentrados han exigido "la toma de medidas inmediatas", y en concreto apuestan por "modificar la ley en Andalucía para regular eficazmente las autorizaciones VTC, estableciendo normas claras que distingan el servicio de VTC y taxis", así como adecuar "la flota VTC a las necesidades reales de la demanda y ciñéndola a la precontratación de servicios", digitalizar "la inspección para controlar eficazmente las invasiones de mercado ajeno, y garantizar la sostenibilidad medioambiental de los servicios".

El colectivo también plantea "reservar al taxi, como servicio de interés general, carriles y zonas restringidas, y aplicar a las VTC controles sobre jornadas y aspectos relativos a la seguridad vial".

Así las cosas, los taxistas andaluces que se han movilizado este viernes han emplazado "tanto a la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, como a la misma Presidencia de ésta, a actuar de manera inmediata en una regulación eficaz de estas dos modalidades de transporte, o a atenerse a las negativas consecuencias para todos que ello puede implicar", según han advertido.

RESPUESTA DE LA JUNTA
Por su parte, desde la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio han trasladado a Europa Press que dicho departamento del Gobierno andaluz "mantiene abierto el diálogo con el sector del taxi y con otros afectados, como los usuarios".

Además, las fuentes consultadas han defendido que "se han alcanzado importantes acuerdos desde el inicio de la negociación" --y al respecto destacan que "en abril se presentó el borrador de propuestas, pero la primera reunión fue en enero"--, por lo que "sorprenden estas convocatorias de protesta en plena campaña electoral".

En todo caso, insisten en que "la Consejería mantiene la negociación abierta y seguirá trabajando para pulir el único punto del borrador de propuestas que aún no se ha consensuado, el de las estaciones para VTC", así como desde el departamento que dirige Marifrán Carazo reiteran su petición de "una normativa estatal que aclare la situación en todo el país".

Tras defender que "es la primera vez que la Junta de Andalucía se sienta a negociar con todo el sector de taxis y las VTC", y que el nuevo Gobierno andaluz de PP-A y Ciudadanos (Cs) "está abordando el problema, algo que nunca se hizo en Andalucía", apuntan que "se requiere seguridad técnica y jurídica, de ahí que sigan las negociaciones para llegar al máximo consenso", y señalan que habrá una nueva reunión el próximo día 15, tras las elecciones generales de este domingo, en el marco de las "conversaciones bilaterales" que continúan.
www.elnoticierodigital.com
publicidad
publicidad
Más leídas
publicidad
Secciones
publicidad
Desarollo WEB • BM web factory